Hay quien con Hacienda tiene la misma suerte que Fabra con la lotería