Hay cosas que no se entienden ni en las bibliotecas