“Hasta que el juez los separe” la realidad a la que se enfrentan los hijos en los divorcios

El aspecto legal que trae consigo un divorcio contencioso, de mutuo acuerdo o una separación previa es amplio y si la decisión es un hecho, entonces comienza la ruta para la información de todos los aspectos que enfrentarán tanto la expareja como los hijos.

Quienes se han enfrentado a un divorcio tienen claro que hay dos caminos para llevarlo a cabo; de acuerdo con la ex pareja o por la vía legal para disolver la unión matrimonial.  

 

De mutuo acuerdo es la opción con menos trámites, poco coste y la que más cabida le da a ambos, sin embargo, está el lado opuesto, cuando la expareja no llega a un convenio y se encarga un juez de separarlos con términos establecidos.   

 

Sin importar la cantidad de casos que puede manejar un abogado actualmente en España, ni el juramento de estar unidos hasta que la muerte los separe, los abogados en Salamanca intervienen en la negociación para hacer el proceso más rápido y con menos traumas sobre todo a las parejas que tuvieron hijos en la unión.

 

Ante este panorama, en el proceso de velar por los intereses de los hijos menores de edad, el juez busca amparar y defender los derechos de los niños por la ruptura de los padres, estableciendo condiciones que beneficien en el desarrollo de su infancia.  

 

Entonces, es importante en este apartado invitar a la reflexión y, en el caso de menores de edad presentes en el matrimonio, prestar atención en los intereses de los pequeños y como padres encaminar a que el divorcio no perturbe el normal crecimiento y desarrollo de sus hijos.

 

Lo primordial, es confiar el proceso de la ruptura a un abogado que garantice los derechos de los niños, que genere confianza como para detallarles el escenario que viven y de esta manera se comprometa a conseguir un proceso viable para ellos.

 

Aunque el aspecto legal esté garantizado, el escenario sigue siendo difícil para los hijos y explicarles el motivo del divorcio es un paso que enfrentar más temprano que tarde,  así consideren que no comprenderán por su edad.

 

Hablar del divorcio con los hijos

 

Lo ideal es que se les informe de la situación de los padres de una forma que puedan comprender según la edad de los menores, sin necesidad de detallar circunstancias que como hijo pueden herirlo y que en un futuro muy cercano pueden afectar.

 

Depende del divorcio se hace más fácil canalizar la información con los hijos, en el peor de los casos es recomendable la orientación de profesionales que les ayuden con la comunicación del divorcio.  

 

Cuando corresponda, es necesario tocar el tema con claridad para explicarle al menor que sus padres ya no desean vivir en pareja, y que aunque dejarán de ser esposos siguen siendo padres.

 

De igual forma, se debe ser claro al explicar que el divorcio implica separarse y vivir en casas distintas.  

 

Sin necesidad de dar detalles, hay que explicar claramente que el divorcio trae consecuencias y sin detallar los culpables hacer énfasis que no podrán estar juntos como cuando estaban casados.  

 

Es imprescindible asegurarles a los niños que seguirán contando con el amor y cariño de los padres, así como con las atenciones del padre y la madre y que sus derechos  están asegurados aun en el divorcio.

 

Cada vez los niños tendrán más preguntas. En cada conversación, es necesario explicarles que la decisión es definitiva y que no hay posibilidad de cambiarla.

 

Si el divorcio no es de mutuo acuerdo, evita opiniones negativas con los menores, en estos casos se deben mantener al margen de los temas de conciliaciones con los abogados.

 

Los horarios de visita con el progenitor que le corresponda deben ser respetados por el otro según lo acordado por ambos antes de que el juez establezca, mientras se deben mantener al margen las emociones negativas de la ex pareja.