Hasta el 'coco' se queda sin trabajo