Hasta 300 plazas de guardería pendientes de los problemas de 'Mis Pollitos'

El centro infantil de Mis Pollitos en Fonseca.

Las guaderías y aulas infantiles que tiene repartidas en centros y colegios de toda Salamanca superan las 300 plazas, el mismo número de familias que ven con incertidumbre los problemas de la fundadora de Mis Pollitos con trabajadores y con la justicia.

La crisis en el grupo de guarderías 'Mis Pollitos' tiene ya algunas víctimas, como sus 60 trabajadores en Salamanca, a los que se deben nóminas desde hace años y que se mantienen en una situación delicada. Pero podría ir a más si el grupo no logra sustraerse a los problemas de su fundadora, Carmen Pazos Bejarano, y de sus recientes socios, la familia de Ignacio González, el expresidente de Madrid ahora en prisión por un supuesto caso de corrupción. La empresaria está en una lista de personas sobre las que la Audiencia Nacional ha pedido información, aunque todavía no está investigada.

 

El grupo tiene en la actualidad trece guarderías en total, de las cuales siete están en la provincia de Salamanca y la capital; al margen quedan sus centros de Valladolid, Madrid, Barcelona y Sevilla. Suma, además, cuatro aulas integradas en sendos colegios de la capital salmantina y una miniescuela en Castellanos. En lo que afecta a Salamanca, eso supone que cientos de familias tienen en el aire el funcionamiento de los centros a los que llevan a sus hijos, amenazados por los impagos a los trabajadores y los problemas con la justicia de sus socios.

 

'Mis Pollitos' gestiona un centro en el edificio sede de la Junta de Castilla y León en Salamanca, el ESAUM, con capacidad para 41 plazas y que está al máximo; suma otras 54 plazas en las tres aulas de su centro en Fonseca (cuesta de San Blas); 41 plazas en las tres aulas de Carbajosa y otras 41 en el centro de Villares de la Reina. En total, 177 plazas. A ellas hay que sumar la cifra de inscritos en los centros de Salesas (6 aulas), Castellanos de Moriscos (3 aulas) y La Salle (tres aulas), que por el número de grupos rondarán los 150 alumnos matriculados. El total supera las 300 familias.

 

A ellas habría que añadir los usuarios de las aulas integradas que tiene abiertas en cuatro colegios de la capital: Siervas de San José, Divino Maestro, Montessori y Pizarrales. Tienen una capacidad conjunta de hasta 55 plazas.

 

 

CONCESIONES PÚBLICAS Y CONTRATOS

 

En el caso de las escuelas infantiles, todas están concertadas con instituciones, caso de la Junta y de los ayuntamientos, para los que presta el servicio tras haberse hecho con los contratos en los correspondientes concursos; sólo los centros de Salesas y Fonseca funcionan como centros totalmente privados. Así que la empresa tiene atados los contratos para prestar este servicio y sólo en el caso de que los impagos se consideraran incumplimiento de contrato o si la situación con los trabajadores, a los que debe entre dos y tres nóminas según UGT, dañara el servicio se podrían rescindir. En el caso de las aulas integradas, ofrece este servicio a los cuatro colegios con los que tiene contrato en la actualidad. 

 

 

EL CASO DE DOÑINOS

 

En los últimos años, ha perdido la concesión de Doñinos, donde la empresa mantuvo un agrio enfrentamiento con el municipio. Según fuentes municipales, Mis Pollitos obtuvo en 2009 el contrato de la guardería municipal por 120.000 euros y lo prestó hasta 2013. Después, el Ayuntamiento lo volvió a licitar y se adjudicó a otra empresa. Al perder el contrato, la empresa de Pazos demandó lo que consideraba eran servicios que había prestado y no se le habían pagado. Tras acudir a los juzgados, ganó en dos instancias y el Ayuntamiento de Doñinos le tiene que pagar casi 100.000 euros de indemnización.

Noticias relacionadas