Hasta 28 negocios han abierto sus puertas en los últimos cuatro años

Cifras. La inversión gestionada a través del apoyo del servicio para emprendedores y autoempleo, asciende a 584.000 euros. Evolución. Desde 2007, se han tramitado 104 proyectos empresariales
raquel domínguez
En los últimos cuatro años, el municipio se ha visto incrementado con 28 nuevas empresas que han sido creadas bajo el asesoramiento de los técnicos del Área de Desarrollo Local y Empleo del Centro Municipal de Formación Signo XXV, el cual es dependencia de la Concejalía de Economía y Hacienda, actualmente a cargo de la edil Chabela de la Torre.

Al comienzo de la legislatura, en 2007, dentro de dicha área, se creó un servicio para emprendedores y autoempleo, en el que ha trabajado la agente de Empleo y Desarrollo Local (AEDL), Cristina Cascales, a través de una subvención aportada por el Servicio Público de Empleo de la Junta de Castilla y León y mediante una cofinanciación por parte del Consistorio transtormesino.

Desde la inauguración de este servicio hasta el día de hoy, se han tramitado 104 proyectos empresariales, dentro de los cuales se incluyen los 28 ya establecidos que han originado la creación de 40 puestos de trabajo.

En lo que se refiere a la inversión gestionada a través del apoyo de este servicio, la cifra asciende a un total de 584.000 euros, cantidad que engloba el total de las empresas creadas en la localidad a lo largo de este periodo.

Debido a la demanda que actualmente existe en esta área, el AEDL, Pedro Luis García se incorporó el pasado mes de octubre al servicio y junto a Cristina Cascales se encargan de gestionar todo el proceso que conlleva el hecho de crear un nuevo negocio. Además, ahora al ser dos técnicos se ha podido ampliar la prestación de servicios a los emprendedores del municipio, y por ello, se ha elaborado un Plan de Autoempleo y Creación de Pymes, el cual se desarrolla en cinco fases diferentes.

La primera de las fases es fundamental, puesto que es el momento en el que el emprendedor se pone en contacto con los técnicos para informarse y plantear sus propios planes laborales. Tal y como indica la AEDL, “actuamos con total discreción y garantizamos la confidencialidad de cada persona. Después intentamos orientarles sobre las posibilidades de futuro que tendría cada iniciativa, y además les ofrecemos otras ideas y alternativas”.

Una vez que el emprendedor ha madurado la idea, los técnicos elaboran un Plan de Viabilidad del negocio. Ésta es una de las novedades que han tenido lugar con la llegada de un nuevo AEDL, ya que se trata de un requisito necesario a la hora de solicitar cualquier tipo de ayuda económica. En dicho plan se informa de todos los gastos que supondría la creación de la empresa, momento en el que el emprendedor toma la decisión definitiva al respecto.

El siguiente paso se centra en el estudio de ayudas y líneas de subvenciones más adecuadas que se ajusten a cada persona y a cada proyecto, ya que como indica Pedro Luis García, “cada iniciativa es diferente, y cada año se presentan subvenciones distintas. También hay que tener en cuenta si se trata de una persona joven o una mujer, ya que en este caso se ofrecen más ayudas para ellos”. Además dependiendo de cada caso, cada uno se deriva a un servicio especializado diferente como puede ser la Junta, la Cámara de Comercio, Red Mujer, el Ecyl o el Inem, entre otros.

En el momento que las ayudas están solicitadas, este servicio se encarga de la elaboración y tramitación del expediente en los registros oportunos, y ya para finalizar, se realiza un seguimiento de cada negocio, en caso de que no les hayan concedido alguna subvención solicitada e incluso les informan sobre nuevas ayudas que existen para contratar personal.