Halcón Avenida alcanza su meta europea después de aprender a sufrir ante Bourges

A punto estuvo Halcón Avenida de quedarse fuera de los cuartos de final a tenor de la primera parte firmada por el Bourges Basket. No fue el inicio soñado por las salmantinas ni mucho menos el firmado en el primer cuarto del partido definitivo de los octavos de final. Y eso que poco cambió en su rival, el Bourges Basket comparado con el segundo encuentro disputado en Francia.
Isabel de la calle

El conjunto dirigido por Pierre Vincent volvió a ejercer una defensa asfixiante sobre las postes de Halcón Avenida, que apenas las dejó destacar. De hecho, Jordi Fernández sentó a Le’Coe mediado el primer cuarto y Sancho Lyttle sólo logró una canasta en juego en los primeros diez minutos. Vincent lograba esta intensidad constante gracias a las rotaciones que efectuaba, casi cada minuto. De hecho, al final de este primer cuarto, ya había realizado cinco cambios.

Obligado por el preocupante atasco ofensivo que sufrían las salmantinas y que se reflejaba en el hecho de que sólo habían logrado dos canastas en juego en ocho minutos (5-14), Fernández pidió un tiempo muerto. Sea por lo que fuere, el cuarto finalizó con un parcial de 6-0 favorable a Halcón Avenida, que salvó el cuarto (11-14) gracias a que, por primera vez, el equipo pudo correr.

En el segundo parcial, las tornas no variaron. El banquillo charro intentó varias combinaciones, entre las que estuvo usar de nuevo a Podrug al tres, dar entrada a Isa Sánchez para no cargar de minutos a una De Mondt tocada o sustituir brevemente a Lyttle por Podkova.

Sin embargo, a Halcón Avenida le siguió constando un mundo lograr canastas en juego. Para muestra, los dos primeros puntos de Le’Coe en el choque de ayer llegaron en el minuto nueve del segundo cuarto. Por esta razón, Bourges logró una renta de doce puntos en el minuto siete (15-27), la máxima del encuentro (la repetiría después a falta de 12 segundos para el final del cuarto, 20-32). En este segundo parcial, sólo el desparpajo de Silvia Domínguez salvó los muebles gracias a dos de sus penetraciones.

Y es que el exterior de Halcón Avenida brillaba por su ausencia en el choque de ayer. Y para muestra, al descanso el equipo charro terminó con un único lanzamiento triple convertido y fue por parte de Alba Torrens. La defensa de las galas, pegajosa y rozando siempre la falta, continuó en la reanudación. Prueba de su efectividad está en el 1/8 que Sancho Lyttle acreditaba en tiros de dos hasta el descanso.

Pero la defensa de Halcón Avenida comenzó a funcionar en un tercer cuarto de escándalo en el que Fernández se la jugó manteniendo a su quinteto inicial en la cancha (salvo el último minuto del mismo que sirvió para que Xargay diera descanso a Silvia Domínguez). El conjunto salmantino leyó con más claridad el juego de Bourges en ataque, lo que le permitió robar más balones y permitirse el lujo de correr. De esta manera, Salamanca sumó un parcial de 14-0 que le puso por encima en el marcador, hecho que no lograba desde el inicio (37-35). El último cuarto, por tanto, comenzaba con todo por jugarse ante un público charro completamente volcado con el equipo. La defensa de las locales aguantó al ritmo que se habían impuesto, con una Lyttle que se fue haciendo más fuerte en ambas zonas a medida que pasaban los minutos.

Las charras se aprovecharon, además, de las cuatro faltas con las que ya contaban Ndongue y Burgrova, que no les dejaban moverse como antes en tareas defensivas.

En estos últimos minutos, además, surgió la figura enorme de Silvia Domínguez, valiente, atrevida y responsable, que se echó el equipo a sus espaldas tanto para asistir como para anotar.
Éste, además, fue el cuarto de las postes, que supieron estar acertadas y lograr espacios cuando más se las necesitaba. Halcón Avenida se permitió incluso fallar cuatro tiros libres (dos de Silvia y dos de Alba) para dar más emoción al final de la eliminatoria, que finalmente se quedó en casa.