Hacia una Segunda B más profesional

(Foto: Chema Díez)

La Liga está llevando a cabo movimientos con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para que la categoría sea aún más profesioanl, con derechos de imagen y televisiones.

La categoría de bronce del fútbol español parece estar en el limbo entre lo amateur y lo profesional, y no solo en lo que se refiere a los sueldos de los futbolistas. En muchos casos, algunos de los clubes que milita en Segunda B no tiene ni la estructura ni las instalaciones necesarias para poder jugar en esta categoría, e incluso muchos no pueden hacer frente al aval que les demanda la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

 

Por todo ello, y porque este nivel necesita un gran empujón, La Liga (gestiona en solitario Primera y Segunda) ya ha iniciado contactos con la RFEF para pasar a gestionar también esta categoría en todas sus vertientes y dejar al organismo federativo sin contenido en este apartado. Pero no todo quedaría ahí, porque en la idea de la Liga estaría también el control sobre la Tercera División por la cantidad de equipos existentes y por la relevancia que tienen los play off de ascenso cada temporada.

 

Ante esta situación, ¿qué puede cambiar en los equipos de Segunda B si la RFEF y La Liga llegan a un acuerdo? ¿Puede ser esta categoría aún más profesional?

 

Todos los clubes de Segunda B pasarían a formar parte de La Liga, lo que podría generar unos mayores gastos, pero también ingresos porque se repartirían una parte del 'pastel' de los derechos de imagen y de televisión al pasar a formar parte de diferentes plataformas para explotar una categoría que puede tener muchas posibilidades.

 

El Comité de Competición seguiría siendo el organismo que resolvería todas las sanciones de acuerdo con La Liga y la RFEF, mientras que deberían llegar a un acuerdo en el tema de los visados y de las fichas de los jugadores, seniors y amateurs.

 

Así, el objetivo es intentar copiar el modelo de otras ligas europeas, como son los casos de Inglaterra, Italia o Alemania, donde las tres primeras divisiones del fútbol están consideradas como profesionales y así son tratadas.

 

La Segunda B está formada en la actualidad por cuatro grupos de 20 equipos cada uno de ellos, por lo que esta medida afectaría a casi 1.700 futbolistas, casi la mitad con una ficha profesional, porque la normativa vigente obliga a los clubes a tener diez fichas con esta categoría, con opción a subir en años sucesivos.

 

Ahora, la pelota está en el tejado de La Liga y la RFEF para que decidan, de una vez por todas, si apuestan por una Segunda B más profesional... o dejan las cosas como están.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: