Habitaciones madre e hijo para bebés prematuros en el nuevo Hospital: "Les preparamos para que se vayan tranquilos a casa"
Cyl dots mini

Habitaciones madre e hijo para bebés prematuros en el nuevo Hospital: "Les preparamos para que se vayan tranquilos a casa"

Con la apertura del nuevo Hospital de Salamanca, la Unidad de Neonatología está ubicada junto al paritorio y la maternidad, "ya no tenemos que coger ascensores y el traslado de los pacientes es más rápido". 

Laura San Feliciano en la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario de Salamanca (Foto: Archivo)

En el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca se trabaja por humanizar la asistencia neonatal, mejorar la calidad de la atención de los recién nacidos prematuros y apoyar a sus familias durante la hospitalización. Lo cuenta Laura San Feliciano, jefa de la Unidad de Neonatologia, quien considera que las puertas abiertas "son buenas para los padres y para el bebé, además, permanecer juntos facilita la lactancia materna y la formación de un vínculo de los padres con su hijo". 

 

Entre las principales recomendaciones, aclara que "lo importante es que poco a poco vayan superando el miedo a tocar o coger al bebé, a las madres hay que apoyarlas mucho porque se sienten en cierta medida culpables por haber dado a luz antes de tiempo". Les informan "también de los beneficios de la lactancia natural y aconsejamos que hable con otras madres o familias que ya han pasado por su situación". 

 

Con la apertura de la Unidad en el nuevo Hospital se ha mejorado en espacios y en tecnología, "tenemos ahora dos salas, Neonatologia y UCI Neonatal, que tienen además boxes de aislados y el box madre hijo. Al ser salas grandes, los pacientes disponen de más espacio físico y hay sillones cómodos para los padres junto a sus bebés. Además estamos situados junto al paritorio y la maternidad, ya no tenemos que coger ascensores y el traslado de los pacientes es más rápido".

 

En esas habitaciones compartidas, el bebé está ingresado, sí, pero los padres están más cómodos y poco a poco pueden ir haciéndose cargo de los cuidados del pequeño. Todo redunda en beneficio del bebé, que estará mejor atendido y junto a sus padres evolucionará mejor. "Los papás vienen a dar las tomas, hacen los cambios de pañal y se le enseñan medidas de RCP en los casos de niños más complejos".

 

Finalmente, San Feliciano ha destacado que disponen "de una habitación madre-niño para que pasen una o dos noches junto al bebé antes de irse a casa, a cargo de sus bebés y con la tranquilidad de estar en el hospital y tener al equipo de Neonatologia cerca para atender sus necesidades o dudas con el bebé".

 

-¿Cómo llega un bebé a Neonatología?, ¿Cuáles son las razones de ingreso más habituales?

-"Un bebé puede ingresar en Neonatologia desde el paritorio, la maternidad, desde urgencias o trasladado de otro hospital. Las causas más frecuentes son la prematuridad, las infecciones, los problemas respiratorios y la ictericia neonatal". 

 

-Se habla mucho de bebés milagro, que nacieron demasiado pronto y que en otra época hubieran tenido pocas o ninguna expectativa de vida. ¿Ha habido algún caso que haya presenciado en Salamanca y que haya salido adelante?

-"El límite de la viabilidad de un recién nacido está en nuestro país en las 23 semanas de embarazo, pero entre las 23 y 25 semanas la mortalidad es alta, es decir, que aunque nazcan vivos, pueden presentar complicaciones severas que condicionan secuelas graves o el fallecimiento por la inmadurez de sus órganos. Pero alguno de esos niños tan prematuros, logra sobrevivir y sale adelante, entonces se habla de bebés milagro. Hace 50 años pocos niños que nacían por debajo de las 34 semanas sobrevivían, hace 40 años el límite de la viabilidad ya eran las 28 semanas y en la actualidad está entorno a las 23, como ya he dicho. 

 

En Salamanca hay pocos niños prematuros de 23 semanas que han salido adelante, en mi experiencia personal, tres niñas".

 

-¿En qué medida los avances en neonatología han permitido reducir la mortalidad neonatal de estos bebés?

-"La Neonatologia ha tenido un desarrollo como su especialidad de la pediatría, muy reciente, comparado con otras especialidades médicas. Empezó a desarrollarse cuando JF Kennedy, presidente de los EEUU, tuvo un bebé prematuro que falleció a los pocos días de nacer. La investigación y la tecnología han sido muy importantes. Las incubadoras, los respiradores neonatales y el desarrollo de medicamentos específicos neonatales para la inmadurez pulmonar han sido los avances principales".

 

-¿Qué papel juega la lactancia materna en el cuidado de bebés ingresados en neonatología?

-"La lactancia materna es la forma ideal de alimentar a todos los recién nacidos, sean sanos o enfermos. En los niños prematuros facilita el tránsito digestivo y la eliminación de meconio, y previene de infecciones y de enterocolitis. Desde que nacen tenemos  un protocolo de administración del calostro materno precoz, y si no disponemos de leche de la propia madre, solicitamos el consentimiento para el uso de leche donada de banco, por todos sus beneficios".

 

-¿Qué pautas se siguen en las unidades de neonatología para atender a los bebés prematuros?

-"Depende mucho de la edad de gestación al nacer. Los más prematuros, menores de 28 semanas suelen precisar reanimación al nacer y procedimientos de UCI neonatal el primer día de vida. Todos los menores de 34 semanas deben permanecer en incubadoras. Después seguimos protocolos de manipulación mínima para evitar infecciones y complicaciones". 

 

-¿Hasta qué punto son importantes las unidades de puertas abiertas para que los padres puedan permanecer con ellos durante su ingreso hospitalario? 

-"Lo considero esencial, es bueno para los padres y para el bebé. Recomendamos el método canguro cuando el bebé está estable, con madre o padre. Además, permanecer juntos facilita la lactancia materna y la formación de un vínculo de los padres con su hijo".

 

-¿Cuándo se considera que un bebé prematuro está preparado para recibir el alta?

-"Ocurre cuando el bebe se alimenta por boca, tiene un peso adecuado y respira sin complicaciones, entre otras muchas cosas. Suele ocurrir alrededor de las 38-40 semanas de edad de gestación, es decir, cuando se preveía la fecha de parto. Pero esto es variable y hay niños que reciben el alta antes o después". 

 

-¿Se prepara a los padres en el hospital para que puedan atender ellos solos las necesidades del bebé cuando llegan a casa?

-"Si. Los padres vienen a dar las tomas, hacen los cambios de pañal y se le enseñan medidas de RCP en los casos de niños más complejos. En el hospital nuevo disponemos de una habitación madre-niño para que pasen una o dos noches junto al bebé antes de irse a casa, a cargo de sus bebés y con la tranquilidad de estar en el hospital y tener al equipo de Neonatologia cerca para atender sus necesidades o dudas con el bebé".

 

-Si tuviera que dar unas recomendaciones a una familia que está viviendo el ingreso de su bebé. ¿Qué le diría?, ¿Qué es lo más importante en estos casos?

-"Lo importante es que poco a poco vayan superando el miedo a tocar o coger al bebé, a las madres hay que apoyarlas mucho porque se sienten en cierta medida culpables por haber dado a luz antes de tiempo. Les informamos también de los beneficios de la lactancia natural y aconsejamos que hable con otras madres o familias que ya han pasado por su situación". 

 

-Novedades respecto a esta parte del servicio de Pediatría en el Nuevo Hospital, ¿Cómo se ha mejorado?

-"La unidad neonatal ha mejorado en espacios y en tecnología, tenemos ahora dos salas, Neonatologia y UCI Neonatal, que tienen además boxes de aislados y el box madre hijo. Al ser salas grandes, los pacientes disponen de más espacio físico y hay sillones cómodos para los padres junto a sus bebés. Además estamos situados junto al paritorio y la maternidad, ya no tenemos que coger ascensores y el traslado de los pacientes es más rápido". 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: