Guijuelo aprueba la liquidación del presupuesto de 2017 con un superávit de casi 1,2 millones

Las cuentas del pasado año se cierran con un superávit de casi 1,2 millones de euros y un remanente de tesorería de cerca de 700.000 euros

El pleno del Ayuntamiento de Guijuelo ha dado luz verde a la liquidación del presupuesto del pasado año. De esta forma, la villa chacinera cerró sus cuentas de 2017 con superávit y mantiene así la línea positiva de años anteriores. Un resultado positivo cuyo superávit asciende a 1.198.758 euros y un remanente de tesorería de 693.577 euros. Este punto, que se incluía en el orden del día de un pleno en el que destacaban los asuntos de trámite fiscal y urbanístico, se aprobó con el voto favorable de todos los grupos.

 

“Tanto en 2016 como en 2017 se ha notado la mejora de la economía y eso también se ha percibido en las cuentas del Ayuntamiento”, explicaba el alcalde, Francisco Julián Ramos y calificaba de “envidiables" las cuentas del municipio. “Es cierto que la situación económica del Ayuntamiento está en consonancia con la situación por la que pasa el propio municipio”, añadía, a la vez que preveía un “buen” cierre del ejercicio 2018. “Desde el Ayuntamiento no se ha renunciado a ningún tipo de inversión y a la vista de todos están las muchas actuaciones que se han venido haciendo no solo durante 2017 sino también durante este año”, agregaba.

 

“El presentar unas cuentas tan buenas viene a reafirmar que las cosas se están haciendo bien, aunque siempre hay que tener en cuenta las limitaciones del techo de gasto que se marcaron desde el ministerio y que en el fondo tenemos que reconocer que han sido la base para que ahora nos encontremos en este punto”, afirmaba el primer edil, quien recalcó que esa limitación había supuesto un “reto” y “una nueva forma de trabajar para las entidades locales”.

 

El pleno en el que se aprobaba, entre otros asuntos, de forma definitiva la liquidación de las cuentas de 2017, servía además para reestructurar la composición de la Junta de Gobierno Local, en la que se incluía a la concejal Yolanda Alonso, así como en las distintas comisiones y órganos a las que pasaba a formar parte la nueva concejal, Laura Martín.