Guarderías: un contrato 'paralelo' a la 'operación Lezo' y bajo sospecha de estar "dirigido"

Sede de la escuela infantil del Ayuntamiento en El Rollo.

La elaboración el pliego de condiciones ha corrido paralela a las escuchas y las detenciones de la 'operación Lezo'. Ganemos y PSOE lo ven bajo sospecha porque es un contrato pensado para grandes empresas que elimina a las pequeñas guarderías locales.

Las afirmaciones con las que el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha implicado a Alfonso Fernández Mañueco en la 'operación Lezo' han puesto en posición central un importante contrato del Ayuntamiento de Salamanca, el de la gestión de las escuelas municipales. Un contrato cuantioso, objeto de codicia de grandes empresas y que, curioso, ha corrido paralelo a muchos hechos de la operación policial.

 

El alcalde y el PP se han apresurado a asegurar que ninguna empresa se ha presentado todavía al proceso que se ha abierto de cara al próximo curso; y que las empresas señaladas no se llevaron el anterior contrato en 2012. Algo que no pasa de normal: con González y su hermano en la cárcel y su mujer y su socia imputadas, es difícil que Mis Pollitos o Chickies, las dos empresas que manejan, puedan presentarse a concurso alguno, y menos ganarlo. De igual modo, la empresa de los González difícilmente se podía presentar al concurso de hace cinco años... porque no existía. El hecho de que no se hayan producido adjudicaciones no aclara si el alcalde se reunió o no con este entramado y si les prometió o no contratos.

 

Mientras esto último se sustancia, el contrato de un servicio básico como este se va a ver bajo la lupa. La actual adjudicación termina ya y la nueva concesionaria deberá ejercer ya con el inicio del próximo curso, en septiembre como tarde. La actual es Eulen y, sobre el papel, debe tener la competencia de otras grandes de los servicios públicos como FCC o Clequali; todas tienen contratos con el Ayuntamiento de Salamanca. El pliego de condiciones se ha ido elaborando estos meses, hasta presentarse en abril, y cuando se data la conversación grabada por la Guardia Civil, en noviembre de 2016, se estaba trabajando en las condiciones.

 

El contrato está valorado en 4,8 millones de euros, distribuidos en 3,7 millones de los servicios y 1,1 millones de recaudación para la empresa por las tasas. Su duración prevista es de cuatro años, y otros dos de prórroga. Afecta a tres guarderías municipales, Garrido, El Rollo y Zurguén; la cuarta, la de Pizarrales, está gestionada directamente por el consistorio. Este es un dato con el que Mañueco intenta desacreditar las acusaciones: dice que la socia de la familia González habla de cuatro guarderías cuando son tres las que salen en el contrato... pero las guarderías municipales son cuatro, aunque en la ciudad hay otras de titularidad pública, pero de gestión privada.

 

La gestión de las tres guarderías se ha sacado de manera conjunta, junto a los servicios de comedor, limpieza y mantenimiento. Eso eleva la factura hasta los 4,8 millones. Según la concejal de Ganemos, Pilar Moreno, se ha elegido "el modo más fácil de dar este contrato monumental" que considera está "dirigido" porque "se saca conjunto en vez de por lotes separados las tres guarderías" y por una cuantía tan elevada: "esto hace que sólo las grandes empresas puedan presentarse". El motivo es que, según el pliego de condiciones, hay que acreditar un volumen de negocio en esta actividad de 1,2 millones en los últimos tres años, lo que elimina a pequeñas empresas locales.

 

El pliego de condiciones ha sido completamente estándar y elaborado por el personal de la fundación de saberes, controlada por el equipo de Gobierno del PP, ha recordado el concejal del PSOE, Arturo Santos, que ha apuntado que el presidente de la fundación es el propio alcalde. También ha recordado que el pliego se ha aprobado en abril y, al tiempo, ha pedido saber si la elaboración del pliego ha estado afectado por alguna promesa hacia una empresa. Y que hay muchas maneras de condicionar un pliego o una adjudicación: "sabemos cómo se pueden llegar a ofrecer importantes bajas".

 

El PSOE se abstuvo en la votación del pliego y defiende, como Ganemos, recuperar la gestión de las guarderías para hacerla de manera directa desde el Ayuntamiento, en lugar de a través de sociedades o fundaciones municipales con menos obligaciones de transparencia. En cuanto al proceso, los socialistas desconocen qué empresas se han presentado, aunque el consistorio dice que ninguna.

Noticias relacionadas