Gran Vía, avenida de Mirat y carga y descarga: la revolución pendiente del tráfico en Salamanca
Cyl dots mini

Gran Vía, avenida de Mirat y carga y descarga: la revolución pendiente del tráfico en Salamanca

La implantación de un carril bus en la avenida Mirat, la posible limitación de tráfico de Gran Vía y las nuevas normas del carga y descarga, en el que se han observado conductas poco apropiadas, son los próximos grandes cambios de la circulación de la capital.

La pandemia ha cambiado las prioridades en Salamanca, complicando algunos proyectos, retrasando otros, pero también acelerando un proceso inexorable de cambio en una cuestión fundamental: el tráfico. La ciudad ha empezado 2021 con la generalización del límite 30 para circular y más de 200 calles limitada a 20. Pero también ha visto como se peatonalizaban calles, se ampliaba el espacio para peatones, se ponían terrazas en la calzada, se controlaban aforos en calles... Muchos cambios que son la antesala de una pequeña 'revolución' que afecta a tres cuestiones clave: el carga y descarga en el centro, un nuevo carril bus y la Gran Vía. Estos son los planes.

 

Carga y descarga: a falta de fecha

Cuando llegó la pandemia, la concejalía de Tráfico estaba trabajando en una nueva regulación del carga y descarga para el centro histórico y toda la capital. La cuestión estaba sobre la mesa desde hace tiempo, incluso en la anterior legislatura el grupo socialista a través del concejal Arturo Santos había puesto hincapié en la necesidad de darle una vuelta al sistema: el respeto a los horarios y las normas de circulación se había perdido.

 

La pandemia no frenó estos planes y desde mayo se puso en marcha un plan piloto. El plan es un desarrollo del que ya se encontraba en estudio y que tuvo como detonante un atropello mortal en el centro de Salamanca en el que un peatón fue arrollado por un vehículo de reparto en una calle peatonal. Desde verano hay un documento y solo falta ponerlo en marcha, algo que se ha vuelto a mostrar necesario: de nuevo se observan incumplimientos en horarios y conductas.

 

El nuevo plan implicará la ampliación del número de calles en las que estará vigente con relación al actual, así como de los espacios conocidos como 'islas', en los que se permite aparcar a los vehículos hasta las 12.00 horas para realizar repartos con carretillas. Y ha sido ambicioso: se han estudiado también los cambios necesarios para adaptarse al trasiego de furgonetas por las compras online o los envíos de pedidos del gran comercio.

 

El carril bus prometido para la avenida de Mirat

En abril de 2018, el Ayuntamiento de Salamanca anunciaba que la avenida de Mirat contaría con un carril bus. Este carril exclusivo, segundo de la ciudad, estaba contemplado en el plan de movilidad, pero había sido aplazado o retrasado como muchas de las medidas del citado plan. Ahora parece que se dan las condiciones necesarias para ponerlo en marcha.

 

La propuesta la anunció hace casi tres años el entonces concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, con la promesa de hacerlo realidad en cuatro años, así que este 2021 tiene que ser su año, al menos, para diseñar su ejecución. Según confirmó el actual concejal de Tráfico, Fernando Carabias, en una entrevista con TRIBUNA, depende de una obra de ingeniería civil, pero se va a hacer; la obra especificará las condiciones y servirá para realizar proyecto y licitar contrato.

 

Qué hacer con la Gran Vía

Este carril estaba previsto en el Plan de Movilidad del Ayuntamiento al igual que el de Gran Vía, del que nada de sabe por el momento y que parece difícil de implantar. La medida está contemplada en el plan de movilidad, cuya vigencia llegaba hasta 2020, pero que va a prorrogarse: el consistorio quiere tomarse su tiempo en implantar algunas medidas complejas, como la de Gran Vía.

 

Según ha explicado el concejal de Tráfico, "cuando se acometan una serie de obras y medidas que estamos estudiando, se tomarán las decisiones que correspondan. Es algo que está presente, es algo que se va a llevar a cabo, pero todavía no es una cosa inmediata". Es decir, que está en situación similar a la de Mirat, pero depende de unas obras que todavía no se han definido.

 

El problema es que cambiar el tráfico en Gran Vía tiene una gran influencia en la circulación. Es la única gran conexión que atraviesa el centro histórico y que todavía no está limitada, ya que tanto a su izquierda como a su derecha tiene zonas peatonales o limitadas a 20. Meter un carril bus reduciría su capacidad y cambiaría los flujos de vehículos, aunque hay algo a favor: cuando se cerró Arroyo Santo Domingo se comprobó cuál era su incidencia en el tráfico y se pudieron ensayar rutas alternativas de bus.

Comentarios

Pepe el de la Prospe 07/01/2021 17:17 #3
Es muy deficil dar solucion al tema Gran Vía, pues la han convertido en una estación de guaguas. ¿ Por cierto no sería mas correcto que los autobuses interurbanos fueran a la Estación? ¡ ha! que está muy lejos del centro. ya ya ya....
Juan Luis 07/01/2021 12:05 #2
La única revolución pendiente es cerrar el centro al tráfico.
Alberto 07/01/2021 00:58 #1
Y la doble fila permanente de Comuneros?? Cosa que no se ve en otro punto de la ciudad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: