Google descubre propaganda rusa en YouTube, Gmail y DoubleClick que influyó en las elecciones estadounidenses
Cyl dots mini

Google descubre propaganda rusa en YouTube, Gmail y DoubleClick que influyó en las elecciones estadounidenses

Google

La compañía tecnológica Google ha descubierto pruebas de que sus servicios y plataformas fueron utilizados por agentes rusos con el objetivo de influir en los resultados de las elecciones a la Presidencia de Estados Unidos de 2016. 

La empresa con sede en Mountain View ha detectado inversiones de decenas de miles de dólares en anuncios de YouTube, Gmail y la plataforma publicitaria DoubleClick.

 

Google ha descubierto que decenas de miles de dólares fueron invertidos por parte de agentes rusos para difundir desinformación a través de varios de sus productos, según han revelado fuentes anónimas próximas a la investigación al diario The Washington Post. Entre estos servicios se encuentran la plataforma de vídeo YouTube, el correo electrónico Gmail o la plataforma publicitaria DoubleClick.

 

El citado medio ha asegurado que estos anuncios de Google no parecen tener la misma procedencia que la propaganda en Facebook comprada por individuos rusos vinculados con el Kremlin detectada el pasado mes de septiembre, lo que apunta a que Rusia pudo haber puesto en marcha una estrategia de difusión de desinformación más amplia de lo inicialmente esperado, cuando fue reportada actividad sospechosa en Facebook y Twitter.

 

A pesar de que la propia Google había desmentido el mes pasado a The Washington Post que hubiese actividad propagandística en su plataforma, la compañía inició una investigación, obedeciendo así, al igual que otros gigantes tecnológicos, a la presión del Congreso de Estados Unidos.

 

Las fuentes anónimas han relatado que Google descubrió la presencia de Rusia en sus servicios tras analizar datos procedentes de Twitter. La investigación mostró que varios perfiles rusos en la red social de 'microblogging' estaba relacionados con otras cuentas que usaron servicios de la compañía de Mountain View para comprar anuncios.

 

La investigación de Google todavía se encuentra en una fase inicial, según estas informaciones. La compañía estadounidense no ha podido acceder al número de anuncios publicados a través de sus servicios ni el número de veces que se ha hecho clic sobre estos, al tiempo que está cooperando con Facebook, con la que está compartiendo información.