Global Exchange crece desde Fuentes de Oñoro a tener presencia en los cinco continentes

Foto: Europa Press

La empresa salmantina ha desembarcado finalmente en Australia este pasdo 1 de octubre.

La empresa Global Exchange cumple con el patrón perfecto de crecimiento para cualquier emprendedor, pues de abrir una pequeña oficina de cambio de moneda en Fuentes de Oñoro (Salamanca) -corría el año 1996- a tener actualmente 220, repartidas por 20 países de los cinco continentes.

 

Hace apenas un mes, en una visita a Salamanca para participar en un encuentro de nuevos proyectos empresariales 'Starup Olé', su presidente, Isidoro Alanís, ya destacó el crecimiento de su negocio, desde la "pequeña" oficina en la frontera salmantina con Portugal hasta contar con la marca en Rusia, Colombia, Marruecos, Brasil, Jordania, Trinidad y Tobago, Croacia o Dinamarca.

 

Su último desembarco ha sido Australia. Su presencia en el continente más alejado de España ha llegado este mes, 1 de octubre, con la apertura de 21 oficinas de cambio de moneda en el aeropuerto de Sidney.

 

Ahora, según los datos de la compañía aportados a Europa Press, Global Exchange es la tercera firma a nivel mundial en el sector cambiario y la primera de España. Además, es líder en el servicio de cambio en los aeropuertos de América Latina y Caribe.

 

Con esta red atiende a más de 4,2 millones de clientes y cuenta con una plantilla de más de 1.600 empleados, de los que más de 400 trabajan en España. En cuanto a la Central Corporativa de Global Exchange, ubicada en Salamanca, en ella trabajan más de 120 personas, encargadas de la búsqueda y apertura de nuevas filiales y de apoyar y supervisar cada una de las sedes ya abiertas.

 

FUENTES DE OÑORO, EL EURO Y EL PRESENTE

 

Global Exchange es una empresa familiar cuyos orígenes se remontan al año 1996 en el municipio salmantino de Fuentes de Oñoro. En esa localidad, la familia Alanís, cuya cuarta generación es la actual propietaria de la compañía, desarrollaba desde el siglo XIX diversas actividades empresariales.

 

Entre ellas destacaba el Centro Comercial Eurocentro Alanís, que aún sigue abierto y al que acudía cada día "una gran cantidad de turistas extranjeros que no tenían dónde cambiar moneda", ha apuntado la compañía.

 

En este contexto surgió la idea de desarrollar una nueva línea de negocio especializada en la prestación del servicio de cambio de moneda, como complemento a la actividad empresarial desarrollada en el Eurocentro Alanís.

 

Con ese fin se constituyó Eurodivisas S.A, matriz de Global Exchange, y la entidad instaló su primera oficina de cambio en el mismo centro comercial para "responder a la demanda de los turistas extranjeros".

 

A partir de ese momento, Eurodivisas S.A experimentó "un rápido crecimiento por toda España", hasta contar con 16 sucursales repartidas en puntos fronterizos con Portugal y en ciudades turísticas de gran importancia.

 

Con la inminente llegada del euro, en el año 2001 Global Exchange se enfrentó al "dilema" que marcaría su futuro: "Optar por el cierre o apostar por un difícil proceso de internacionalización en los países de fuera del Euro".

 

Este fue el comienzo de una expansión internacional que le llevaría primero a América Latina y, más recientemente, a África, Oriente Próximo, Europa y Oceanía, hasta llegar a tener presencia en la actualidad en 20 países.