Glaucoma: Profesionales del hospital alertan de la necesidad de seguir un tratamiento adecuado para no perder la visión
Cyl dots mini

Glaucoma: Profesionales del hospital alertan de la necesidad de seguir un tratamiento adecuado para no perder la visión

Santiago. J. García Hernández y María Ángeles de Santiago, médicos en el Complejo Asistencial (Foto: T. Navarro)

El diagnóstico a tiempo del Glaucoma podría evitar la ceguera en el 95% de los casos y, para ello, sólo hay que realizarse un estudio que mide la tensión ocular y un examen del nervio óptico, pruebas ambas indoloras y bastante rápidas.

Este 12 de marzo se celebra el Día Mundial del Glaucoma, un grupo de enfermedades que provocan una degeneración del nervio óptico y que, en Castilla y León, lo padecen aproximadamente más de 53.200 personas aunque unas 26.600 de ellas no lo saben. La pérdida progresiva de la visión es su síntoma principal pero, Santiago. J. García Hernández, responsable de Glaucoma en el Complejo Asistencial Universitario y María Ángeles de Santiago Rodríguez, jefa del servicio de Oftalmología aseguran que es una enfermedad "silenciosa y que aparece sin dar ningún síntoma".

 

"En los primeros estadios, el cerebro compensa el déficit de visión, por lo que es casi imposible que el paciente pueda darse cuenta de que está perdiendo su capacidad visual. No obstante, al tratarse de una enfermedad neurodegenerativa, una detección temprana es la clave para proteger la visión del daño que produce el Glaucoma", aseguran. Los datos, preocupan y mucho, eso queda claro, en la capital salmantina el número de afectados asciende a 7.354, 3.677 de ellos, todavía no lo saben

 

Estos profesionales destacan la importancia del diagnóstico precoz, gracias a las revisiones periódicas necesarias, pero también advierten de la "necesidad" de que los pacientes de Glaucoma sean constantes con el tratamiento estipulado por su médico oftalmólogo y se sometan a las diversas revisiones periódicas, con el fin de realizar un  correcto seguimiento de la enfermedad. Una medida que, sin duda, evitaría el empeoramiento de esta patología, dado su carácter neurodegenerativo, y podrían reducirse los casos de ceguera, "Salamanca tiene a los profesionales y las técnicas adecuados para tratarlo".

 

"El principal problema de los tratamientos para el Glaucoma es que el paciente no nota una mejoría a corto plazo ni tampoco recupera su capacidad visual. Por eso, es necesario que los profesionales médicos incidan fuertemente en que los colirios y medicamentos que utilizan los afectados por esta enfermedad tienen como fin frenar su carácter degenerativo, es decir, evitar en la medida de lo posible que la pérdida de visión vaya a más", señala García Hernández quien asegura que "la operación es complicada". 

 

 

El diagnóstico a tiempo del Glaucoma podría evitar la ceguera en el 95% de los casos y, para ello, sólo hay que realizarse un estudio que mide la tensión ocular y un examen del nervio óptico, pruebas ambas indoloras y bastante rápidas. En los casos en los que existe alguna duda, estas pruebas se completan con una evaluación del campo visual.

 

Los tratamientos que se utilizan en esta enfermedad van desde la aplicación de colirios hasta la intervención quirúrgica. En ningún caso el paciente recupera la visión perdida, pero un diagnóstico precoz evita daños adicionales y frena su desarrollo.

 

 

El riesgo de padecer esta enfermedad oftalmológica degenerativa aumenta a partir de los 40 años; no obstante, existen otros factores que se asocian con frecuencia a su aparición tales como la diabetes, la presión intraocular alta -que no siempre se da con glaucoma-, antecedentes familiares de glaucoma, miopía elevada (más de 5 dioptrías), hipertensión arterial o estar medicado con corticoides.