Girona-Avenida: Las claves de la final de la Copa de la Reina

Perfumerías Avenida juega hoy otra final. Esta vez toca Copa contra Girona y en Fontajau (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Se puede tratar de echar la presión sobre el rival pero lo cierto es que en una final normalmente no hay favoritos. Siempre es un partido distinto que se decide por detalles y sólo hace falta ver las últimas de la Copa de la Reina para descubrir la igualdad que suele haber. Perfumerías Avenida y Girona se ven hoy las caras y varias pueden ser las claves.

1- AVENIDA, FUERA DE SU ENTORNO HABITUAL

 

Perfumerías Avenida es el club que más aficionados arrastra de toda España y por eso cuando alcanza una final lo normal es ver la grada vestida de azul, por supuesto en Würzburg pero también cuando juega fuera de casa. Un aliento que siempre viene bien en partidos con tanta tensión como la que se vive en una final pero que en Girona va a ser difícil que sientan las jugadoras de Avenida.

 

Juegan contra el equipo local, sus aficionados llenarán la grada frente a un pequeñísimo grupo de seguidores de la marea y además ya en la semifinal mostraron con una sonora pitada que considera a Avenida el 'enemigo'. Avenida tiene jugadoras con experiencia para hacer frente a un ambiente caldeado en contra pero será una situación a gestionar. 

 

2- LA SEXTA FINAL SEGUIDA PARA AVENIDA, PRIMERA PARA GIRONA

 

Mientras Perfumerías Avenida es un fijo en las finales y, de hecho con esta suma su sexta presencia consecutiva en una final de la Copa, para Girona será su primera finalísima en este torneo aunque ya sabe lo que es jugarse tanto el título de Liga como la Supercopa. 

 

Experiencia como clubes porque lo cierto es que en cuanto a jugadoras se puede decir que hay igualdad en cuanto a finales de Copa. Si en Avenida son Silvia Domínguez, Beard Marginean y Elonu las que estuvieron en la final del año pasado, en las filas de Girona se encuentran Leo Rodríguez, Roso Buch y Haley Peters.

 

3- EL LISTÓN DE LAS FALTAS

 

Siempre se ha dicho que el criterio arbitral que hay en la Liga española difiere del que se establece en competiciones como la Euroliga, aunque habitualmente en torneos como la Copa el listón sí sube y se asemeja más a la competición europea.

 

Si es así en la final, Perfumerías Avenida puede tener una baza a favor si es capaz de acercar su defensa a la de los dos últimos partidos que ha disputado. Si los árbitros dejan defender a Perfumerías Avenida el partido se prevé muy intenso y como dijo el técnico de Bizkaia, ahí ahora mismo parece que el equipo salmantino es superior. Habrá que ver hasta dónde dejan llegar los colegiados ante la presión local. 

 

4-  EL REBOTE

 

Durante muchos partidos, el rebote ha sido la cuenta pendiente de Perfumerías Avenida con pocas capturas en ataque pero, sobre todo, dando más de una opción al rival en su propio aro. Será importante que el equipo salmantino encuentre fórmulas para cerrar su aro frente a un rival que apuesta por cargar mucho el rebote ofensivo con jugadoras como Coulibaly y Spanou. Importante que las buenas sensaciones que dejó De Souza en la semi se confirmen. 

 

Girona en la semifinal dobló a Araski, más de 50 rebotes frente a los poco más de 20 de su rival, aunque esa superioridad no se reflejó en el marcador que acabó ajustado. Por eso seguir defendiendo pese a cualquier despiste bajo aro será importante. 

 

5- PORCENTAJES DE TIRO Y DIRECCIÓN DE JUEGO

 

Si Perfumerías Avenida mantiene un ritmo anotador regular es difícil que se le vaya el choque. Precisamente la regularidad es lo que ha definido las victorias o los mejores partidos de Avenida este año frente a esos otros en los que, por fallos en el tiro la defensa se ha ido descomponiendo y el equipo se ha ido mentalmente durante minutos de la pista.

 

Muchas veces esa regularidad ha dependido de quién estuviera sobre la pista, a los mandos del equipo. Será un partido para que las bases tomen el mando, en Avenida Silvia Domínguez y en Girona, Jordana secundada por Buch. Si el partido es igualado, estos tres nombres pueden acabar siendo los definitivos.