Gecobesa presenta un ERE para los 22 trabajadores fijos de La Covatilla

Crisis económica. “No tenemos liquidez para atender el pago de las nóminas”, confirma a TRIBUNA Alberto Segade. Situación temporal. Los empleados podrían recibir el desempleo hasta noviembre
LUIS IBÁÑEZ

Según ha podido confirmar TRIBUNA, tras sendas reuniones mantenidas entre los representantes de los trabajadores y los directivos de la empresa gestora de la estación de esquí, Gecobesa, tratando la situación laboral sobre el impago de las nóminas a los empleados, se ha propuesto como solución consensuada la apertura de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de manera temporal. Este ERE afectaría a 22 trabajadores fijos, tendría una duración trimestral, hasta la llegada de la próxima temporada invernal, y según el responsable de comunicación de Gecobesa, Alberto Segade Illán “se tramitará de manera inmediata y será un expediente de suspensión de contratos, no de extinción de contratos, y tendría una fecha límite que sería mediados de noviembre, antes de la llegada de la época de esquí”. Esta circunstancia transitoria tendría como objetivo recuperar a toda la plantilla una vez que la empresa tenga la suficiente liquidez mediante la concesión de créditos para la refinanciación de las inversiones realizadas.

Así las cosas, Segade Illán indica que esta disposición facilitaría que “los trabajadores puedan percibir el desempleo, teniendo alguna percepción económica”. Según el responsable de Comunicación de Gecobesa, la empresa “se ha comprometido a que, en cuanto tengamos la liquidez suficiente, o se solucione la posible refinanciación, el expediente de regulación de empleo se cerrará con la reincorporación de todos los trabajadores a su puesto de trabajo”. Segade confirmó que la empresa no se plantea “cerrar, de momento”.

Según se señala desde la empresa gestora de la estación de esquí municipal, esta situación es coyuntural y se debe a la falta de liquidez por la carencia de refinanciación sobre las amortizaciones de las inversiones acometidas por la empresa. En este punto, todavía se están negociando la concesión de créditos por algunas entidades bancarias que, hasta la fecha, no se han firmado. Segade Illán señaló que las informaciones que indicaban la concesión de los créditos como un hecho consumado a principios de julio “no eran ciertas y el crédito todavía no está ni cerrado, ni está hecho, ni está firmado. Esto ha hecho que la empresa no tenga liquidez ni siquiera para atender a las nóminas de todos los trabajadores”.

Todos estos extremos han sido confirmados a TRIBUNA por Jesús López, Secretario General Provincial de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras, quien además hizo un llamamiento a los responsables políticos de Béjar “para que se manifiesten sobre si creen en este proyecto o no, y si quieren tener unas instalaciones de estas características en La Covatilla por la repercusión laboral que pudiera tener”. TRIBUNA ha intentado comunicarse con el portavoz de UPS para obtener su valoración sin que, al cierre de esta edición, haya sido posible.