Gasolina y diésel castigan las vacaciones de agosto en Salamanca con sus precios más altos en dos años
Cyl dots mini

Gasolina y diésel castigan las vacaciones de agosto en Salamanca con sus precios más altos en dos años

Gasoil (Foto: EP)

Los carburantes estaban hace un año un 15% más baratos, pero desde noviembre pasado no han dejado de subir: el sobrecoste anual ronda los 300 euros.

Los salmantinos que salgan este próximo fin de semana, 1 de agosto, de vacaciones por carreterra van a tener que invertir una buena cantidad en llenar los depósitos de sus vehículos. Los precios de gasolina 95 y gasóleo A está en el nivel más alto desde hace dos años tras escalar de manera casi ininterrumpida desde finales del año 2020, imitando la evolución al alza de la movilidad, y redondean una factura energética de hasta 500 euros más al año.

 

Las vacaciones de este año, todavía en pandemia, van a ser según muchos expertos con más movimiento en coche, ya que se centrarán en los viajes domésticos. Esa mayor demanda, junto con el alza de los precios del petróleo desde hace semanas, ha impulsado una subida con pocos precedentes en el precio de los carburantes en Salamanca, que llegan a las puertas del mes de agosto en precios pocas veces vistos.

 

 

Según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, este mes de julio los precios de los carburantes de consumo han tocado su techo provisional. La media para repostar en una gasolinera de la provincia es de 1,371 euros/litro de Sin Plomo 95 octanos, mientras que el Gasóleo A está en 1,246. En julio del año pasado, hace 12 meses, era de 1,151 y 1,069, respectivamente, cifras hoy impensables.

 

Estos precios no se veían desde la Navidad previa a la pandemia. En enero tocaron también el 1,3 y 1,2 euros/litro para sin plomo y diésel, respectivamente, tras la alta demanda por los viajes para las fechas festivas. Y hay que irse  mayo de 2019 para encontrar precios superiores. En todo caso, están en el nivel máximo de los últimos años.

 

300 euros más al año en la gasolinera

El alza de los carburantes va a castigar el bolsillo de los salmantinos este año de manera especial y se suma al coste creciente de la factura energética junto a la luz y el gas butano. En los últimos meses, los precios de gasolina y gasóleo han subido de manera imparable hasta llegar este mes de julio en su nivel más alto, y eso tiene un coste.

 

La OCU advierte que, con los carburantes en máximos históricos (1,24 euros por litro de media en el caso del diésel y 1,38 euros el litro en el caso de la gasolina), la subida implica un sobrecoste anual de 311 euros en el caso de la gasolina y de 250 euros en el caso del diésel.

 

Ante esta situación, es recomendable buscar las gasolineras más baratas porque compensa la diferencia de precio. En Salamanca hay bastante por debajo de la media de precio de la sin plomo y también de la del gasóleo. Dos municipios de Salamanca tienen cuatro de las gasolineras más baratas de España: aquí están.

 

Y la electricidad, otros 140 euros

En cuanto a la electricidad, OCU destaca que, transcurrida ya la mitad del año, la factura del hogar medio es un 22% más elevada que la del año pasado. Si los precios de la electricidad mantienen la evolución de los últimos meses, OCU estima que el sobrecoste por la subida del precio de la electricidad alcanzará los 139 euros, y ello a pesar de la rebaja temporal del IVA aprobada por el Gobierno hasta el mes de diciembre. Si no se llega a aplicar la rebaja del IVA, el sobreprecio alcanzaría los 187 euros.