Garicano ve posible pero "difícil" el acuerdo entre Cs y PP en Castilla y León si hay un gobierno "claramente de cambio"

Francisco Igea y Luis Garicano. J. MARTÍN

Garicano, uno de los apoyos de Igea en la ejecutiva nacional de Cs, cree que solo un gobierno "con un peso muy fuerte de Cs" sería garantía de regeneración en Castilla y León.

El jefe de la delegación de Ciudadanos en el Parlamento Europeo, Luis Garicano, ha hablado para el diario 'El Mundo' tras las horas convulsas que ha vivido su partido. El propio Garicano se ha posicionado del lado de los dimitidos Javier Nart y Toni Roldán y de un cuarto integrante del ala de Cs que disiente de la decisión de no negociar con el PSOE. Ese cuarto integrante no es otro que Francisco Igea, candidato de Cs a la Junta de Castilla y León y que negocia ahora con el PP, excluyendo al PSOE, para formar gobierno con Fernández Mañueco.

 

Sobre esta cuestión se ha manifestado Garicano en su entrevista. Al preguntarle si es posible un gobierno de regeneración con un PP que lleva 32 años seguidos en el Gobierno de la Junta, asegura que "Tendría que ser con un Gobierno muy claramente de cambio, con un peso muy fuerte de Cs y con unos compromisos de regeneración muy potentes".

 

Según Garicano "En esas condiciones sería posible, pero es difícil", a pesar de que ese es el rumbo que parece están tomando las negociaciones. Cs ha pedido paridad en el nuevo gobierno regional, es decir, reparto de consejerías al 50%; importantes cambios en la aplicación del límite de mandatos de altos cargos o de los aforamientos; y todavía hay que hablar de la presidencia y la vicepresidencia, que como mínimo, ocuparía Cs.

 

El político vallisoletano ha preferido no responder a la pregunta de si ha pensado dimitir tras las diferencias en la Ejecutiva del lunes pero sí ha asegurado que se siente "muy cómodo" en "el partido más ilusionante y mejor de España". "Voy a trabajar para ayudar a que sea útil y para que Albert Rivera sea presidente del Gobierno", añade al respecto.

 

Por otro lado, ha calificado de "rumor ridículo" que Pedro Sánchez le haya llamado para ofrecerle ser ministro. "Ni me ha llamado, ni yo lo aceptaría en ningún caso. Sería imposible", ha zanjado al respecto. Por su parte, a la pregunta de si Albert Rivera debería tender la mano a Pedro Sánchez "para atraerle de nuevo al constitucionalismo", el político de Ciudadanos aboga por plantear unas "exigencias muy duras y claras" que supongan la ruptura con lo que el presidente del Gobierno ha hecho en el último año.