García Sierra no encargó un informe sobre las deudas de Vega Terrón hasta que lo denunció el PSOE

El vicepresidente Carlos García Sierra (Foto: F. R.)

El vicepresidente y diputado de Fomento acusó al PSOE de llegar "tarde y mal" y mintió en el pleno del 28 de febrero cuando dijo que se dieron cuenta de los impagos antes de que lo denunciara la oposición: no encargó un informe hasta tres días después de la reclamación socialista.

El grupo socialista en la Diputación ha denunciado que el vicepresidente de la institución, Carlos García Sierra, no se preocupó de los impagos de la empresa que gestiona Vega Terrón hasta que la situación fue denunciada por el PSOE. Una afirmación que contradice lo defendido por el vicepresidente y diputado de Fomento, responsable de haber reclamado los cerca de 400.000 euros que dejó de pagar VegaTER durante 17 años, y que ha generado un 'agujero' de casi 600.000 euros por incumplimientos de contrato que ahora serán difíciles de recuperar.

 

Según el acta de la comisión de Hacienda del día 7 de noviembre, en aquella sesión el diputado socialista Manuel Ambrosio Sánchez solicitó información sobre el detalle de las liquidaciones y el abono de los dos canon que tenía que pagar, por contrato, la empresa que se quedó con la gestión del muelle fluvial. Como se ha sabido después, la concesionaria no pagó nunca el canon por ocupación y explotación del muelle, y tampoco cumplió con las obras y otras obligaciones comprometidas.

 

Sin embargo, y tras denunciarlo públicamente el PSOE, el diputado García Sierra acusó en una nota pública a los socialistas de llegar "tarde y mal" en este asunto y aseguró que la Diputación se había dado cuenta del impago con anterioridad; en el pleno del día 28 de febrero insistió en ello y anunció que se iba a resolver el contrato. Sin embargo, el PSOE ha dado a conocer un documento en el que el vicepresidente cursa a Intervención una petición para que le haga un informe sobre si VegaTER es deudora de la Diputación. El documento es de fecha 10 de noviembre, tres días después de la comisión en la que el PSOE dio la voz de alarma sobre la situación.