García Carbayo seguirá la línea abandonada por Mañueco y no escatima 'leña' a la oposición
Cyl dots mini

García Carbayo seguirá la línea abandonada por Mañueco y no escatima 'leña' a la oposición

La nueva corporación municipal, con García Carbayo al frente como primer edil (Foto: Arai Santana)
Ver album

El nuevo alcalde desgrana un plan de continuismo con los proyectos y planes que su antecesor tenía en su programa y que deja sin rematar, de los que no se moverá ni un ápice.

Carlos García Carbayo ha sacado su tono más duro, el habitual por otra parte en muchos de los plenos, para replicar las críticas que, a él y a su antecesor, han dedicado los grupos de la oposición. Como ha enunciado el propio alcalde, se considera dialogante "pero no renuncio al cara a cara", algo que a buena fe conocen muchos de los concejales de la actual corporación a los que suele dedicar andanadas que rozan muchas veces los límites de la afrenta. Un estilo, el de combinar diálogo y palabras duras, que caracteriza a un cargo que se considera de pocas palabras "aunque ahora que soy alcalde voy a tener que hablar mucho más".

 

En su primer discurso, ha desgranado unos planes que no son sino la continuación de lo previsto por su antecesor, línea de la que no se va a mover ni un ápice a pesar de que muchas cuestiones van tarde o están incumplidas. Como ha dicho al final de su intervención, "seguiré construyendo" sobre el legado de Fernández Mañueco, al que ha agradecido muchas lecciones, pero especialmente una: una ciudad se construye sobre lo que hicieron los anteriores alcaldes. Esta parte de su intevención ha sido la más emotiva, especialmente la dedicatoria a su familia y, de manera remarcada, a su mujer.

 

García Carbayo ha negado que los poco más de cinco meses que quedan para las elecciones no convierten su mandato en algo accesorio o insustancial, "eso lo serían si hubieran entrado ustedes en el gobierno, pero no con el PP". "Pese a los agoreros, creo que Salamanca tiene un gran futuro por delante", ha dicho el nuevo alcalde que no ha escatimado elogios a los cargos de su partido presentes en el acto, y a su antecesor.

 

Además, ha degranado algunas de sus propuestas para los próximos meses, como una mesa para impulsar proyectos de interés para la ciudad en materia de rehabilitación y vivienda. También ha anunciado que profundizará en las políticas de atracción y retención del talento en colaboración con la Usal, con el conocido convenio para 30 plazas de becarios, que se extenderá a los estudiantes de FP.

 

Como su antecesor, ha dicho que la prioridad de su gobierno serán "las personas", volcándose en la atención a domicilio, la ayuda a domicilio, las ayudas a libros, las medidas para evitar desahucios o las ayudas para pagar luz o gas y evitar cortes. También ha anunciado la promoción de 35 viviendas en alquiler social y la puesta en marcha de las solicitudes para las 45 plazas del Victoria Adrados, al que le queda un año de obras.

 

También ha desgranado su interés por las políticas de igualdad y de seguridad para las mujeres, la reforma de plazas y parques ya hechas y las que se van a hacer (Huerta Otea o plaza Barcelona), la mejora de la accesibilidad, la ampliación de los carriles bici, el proyecto del centro cultural de la torre de Los Abrantes, rehabilitar el solar del Botánico, el plan Tormes+, el plan de infraestructuras verdes del que nada se sabe desde hace un año... Ni más ni menos que la ejecución del programa que Fernández Mañueco ha dejado sin rematar.