García Carbayo bate el récord de Mañueco y deja sin ejecutar 24 millones de euros en inversiones
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

García Carbayo bate el récord de Mañueco y deja sin ejecutar 24 millones de euros en inversiones

Alfonso Fernández Mañueco y Carlos García Carbayo

El equipo de Gobierno se deja sin ejecutar un 60% de lo presupuestado en inversiones.

Este 2018 ha terminado de nuevo con una elevada cifra de inclumplimiento en materia de inversiones. No es inusual, ya que el Ayuntamiento de Salamanca encadena tres ejercicios en los que ha dejado sin gastar buena parte de lo presupuestado en inversiones. Pero esta vez ha batido todos sus registros.

 

Si en 2016 fueron 4,3 millones y un 30% sin ejecutar y en 2017 se dejó en el tintero 17 millones de euros, en 2018 han sido 24 millones según las cuentas de Ganemos. Las han presentado este lunes con cifras de la contabilidad municipal y los informes de ejecución presupuestaria del consistorio. Es habitual que el equipo de Gobierno del PP se deje en el tintero millones de euros de inversiones cada año para pasarlas de ejercicio en ejercicio con destino al pago de deuda o, en el mejor de los casos, a futuras inversiones que siguen pasando de año en año sin ejecutarse.

 

Es el caso de proyectos reiteradamente anunciados y sobre los que no hay avances. Ahí está la conversión de la torre de los Abrantes en centro cultural, anunciada desde la campaña electoral de 2015 y de la que no se ha hecho nada; el vial del Hospital, que fracasó tras su primera adjudicación y no terminará hasta casi 2020; el Tormes+, un proyecto de ciudad en el que por segundo año la ejecución presupuestaria es mínima; o el plan de infraestructura verde, anunciado a bombo y platillo en noviembre de 2017: incluye treinta medidas y se tres nuevos itinerarios para conectar los barrios y los espacios naturales que rodean la ciudad, de los que no se ha ejecutado nada. Ocurre lo mismo con el cerramiento del frontón de Würzburg, postergado, o con la piscina de San José, cuyas obras empezaron tarde.

 

En muchos casos, son inversiones que se han dejado para el final de la legislatura para hacerse una agenda de inauguraciones, pero muchas de ellas no van a llegar a tiempo.