Ganemos sobre el mercadillo de Anaya: qué fácil es conseguir permisos "dependiendo de quien seas"

Virginia Carrera y Gabriel Risco, concejales de Ganemos, durante la rueda de prensa (Foto: De la Peña)

"Este equipo de Gobierno está acostumbrado a tratar de forma diferente a sus amigos o cercanos y eso el lo que no puede ser", aseguran.

El grupo municipal Ganemos Salamanca ha criticado la manera en la que el Ayuntamiento de Salamanca ha dado los permisos para el polémico mercadillo de Anaya y el hecho de que desde la sociedad municipal de turismo y comercio no haya habido una mayor exigencia a la hora de programar este evento. Para Virginia Carrera, portavoz del grupo, "en este tipo de eventos tiene que haber una garantía de que se va a beneficiar al comercio local", algo complicado habida cuenta de las quejas de los empresarios de la calle la Rúa y plaza de Anaya.

 

Carrera ha recordado que este asunto ya fue criticado en el seno de la empresa municipal que preside el concejal Julio López y ha recordado que, aunque la vía pública es un espacio de todos, debieran tomarse algunas medidas para que eventos que podrían parecer positivos acaben por perjudicar al comercio local. Por eso, ha abogado por establecer un mínimo porcentaje de puestos de empresarios radicados en Salamanca, algo que no cumple el mercadillo. Según ha podido averiguar TRIBUNA, de los 38 puestos sólo cuatro son de la provincia y sólo uno de ellos es de la capital.

 

Ganemos ha sido muy crítico también con el modo en que se ha concedido el permiso. Como ya publicó TRIBUNA, no sólo se ha dado el permiso a una persona implicada en el homicidio de Cabrillas, donde falleció una persona en un intento de sabotaje a una atracción de feria. Sino que se ha hecho con una celeridad que no todas las propuestas de este tipo disfrutan. Carrera ha lamentado "las facilidades que se consiguen en esta ciudad dependiendo de quien seas".

 

Gabriel Risco ha ido más allá y ha recordado que, hace sólo unos meses, el equipo de Gobierno no autorizó un mercadillo en la plaza del Oeste por considerar que la vía pública no era para hacer negocios. "Lo reprobable es que no se cumpla el principio de igualdad", ha lamentado el concejal, que insiste en que "este equipo de Gobierno está acostumbrado a tratar de forma diferente a sus amigos o cercanos y eso el lo que no puede ser". Hay que recordar que el empresario que disfruta de la licencia del mercadillo de Anaya es plenario de la Cámara que preside Benjamín Crespo, con una clara afinidad al Ayuntamiento de Fernández Mañueco.