Ganemos quiere que Carbayo pague de su bolsillo la multa de 300.000 euros por adjudicar un contrato ilegal
Cyl dots mini

Ganemos quiere que Carbayo pague de su bolsillo la multa de 300.000 euros por adjudicar un contrato ilegal

Ganemos presenta un escrito para que García Carbayo asuma el coste de los 300.000 euros de indemnización por el contrato anulado de alumbrado.

Que sea quien tomó la decisión de adjudicar un contrato ilegal quien cargue con el pago de la indemnización. Eso es lo que pretende Ganemos, que ha puesto en marcha un procedimiento para que el actual alcalde, Carlos García Carbayo, abone de su bolsillo los 300.000 euros con los que el Ayuntamiento de Salamanca ha sido condenado a indemnizar a una empresa que se quedó sin el contrato de alumbrado porque el consistorio, por decisión de García Carbayo, decidió adjudicar a otra empresa que había presentado una baja desproporcionada.

 

El Ayuntamiento ya ha hecho efectivo el pago de la cantidad, a pesar de que el concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, ha asegurado que después de años de pleitos la empresa no ha pedido ninguna cantidad en concreto, pese a lo cual se le ha pagado por ejecución de sentencia esta cuantía. El consistorio ya reservó 327.000 euros para hacer frente a la indemnización.

 

Ganemos ha presentado un escrito en el registro municipal invocando la petición de responsabilidades patrimoniales a los responsables de esta decisión. A la cabeza está el actual alcalde, García Carbayo, que fue quien decidió en su día la adjudicación en contra de todos los informes municipales. Por ello, Ganemos va a pedir que pague de su bolsillo la indemnización, algo que hacen extensivo a todos los que participaron en la adjudicación. En esa lista meten también al "alcalde huído", Fernández Mañueco, "que se empeñaron de forma consciente en la adjudicaión".

 

De igual, la agrupación independiente denuncia una “negligencia grave evidente” en la elección de Aceinsa, como advierte el concejal Gabriel de la Mora, que queda confirmada con la obligatoriedad de la indemnización fijada (incluso la misma sentencia del TSJ confirma el “trato de favor” hacia la empresa).

 

El contrato fue adjudicado en julio de 2012 por el teniente de alcalde en junta de gobierno tras un recurso de una de las empresas concurrentes y a pesar de las enormes bajas presentadas por Aceinsa. El TSJCyL lo anuló en diciembre de 2017 y el Tribunal Supremo ha desestimado el recurso que hizo el Ayuntamiento de Salamanca, ratificando y condenando definitivamente.

 

El ahora alcalde ha llegado a justificar la adjudicación irregular, hecha por él mismo cuando era concejal, argumentando que fue económicamente rentable para el Ayuntamiento, aunque ahora le cuesta casi 300.000 euros de indemnización. "Cuestiones de legalidad aparte, acertamos", dijo en un pleno municipal. Los grupos de la oposición, PSOE y Ganemos, han criticado que este argumento supone que el principio de legalidad y el cumplimiento de la ley en este Ayuntamiento no rige.