Ganemos decide entre ir con Podemos o por libre con el reparto la lista como disputa de fondo
Cyl dots mini

Ganemos decide entre ir con Podemos o por libre con el reparto la lista como disputa de fondo

Los cuatro concejales de Ganemos Salamanca en el Ayuntamiento

Ganemos quiere primarias conjuntas, a lo que se niega Podemos, que ya ha hecho sus propias primarias. Además, hay oferta y contraoferta en el reparto del orden de la lista.

Ganemos Salamanca afronta este fin de semana un momento clave de su corta historia porque, a pesar del éxito de los cuatro concejales conseguidos, tendrá que decidir entre seguir 'volando' por su cuenta o firmar una confluencia con Unidos Podemos en la que la formación 'morada' ha puesto unas condiciones que, por ahora, Ganemos no ha aceptado. El motivo principal de fricción es la confección de la lista y, en concreto, el orden que ocuparían los nombres de Ganemos y los que Podemos ha elegido en sus propias primarias, con una oferta: los números 2, 3 y 5 para los de Pablo Iglesias, el 1 y el 5 para Ganemos. La asamblea de Ganemos este domingo debe decidir si esa fórmula les vale, tanto por la falta de primarias conjuntas como por el reparto. Y ahí se juega su futuro.

 

Ganemos y Podemos negocian desde hace meses en Salamanca ir juntos a los municipales, una vez el partido de Pablo Iglesias decidió que esta vez sí se presentaría formalmente, no como en mayo de 2015. Esas negociaciones, como muchas de las que se han iniciado en Castilla y León y en España, se han torcido hasta el punto de que, a pocas semanas de la convocatoria de las municipales, no hay acuerdo.

 

El detonante, el punto de vista de Podemos sobre cómo deben ser las candidaturas municipales en las que participe. Hace muchos meses que impuso llevar su nombre en la papeleta de manera expresa y, también, la celebración de primarias internas en su seno para elegir a los integrantes de sus listas. En Salamanca, por ejemplo, eso ha anulado la opción de celebrar primarias conjuntas para formar sus listas como hizo Ganemos hace cuatro años. Es el primer gran obstáculo al que se enfrentan los integrantes de la asamblea. Tienen que elegir entre primarias conjuntas o por separado; la primera opción significa, de facto, ir por separado porque Podemos ya ha hecho sus primarias y no acepta participar en otras.

 

Podemos no solo ha elegido a sus candidatos, sino que también ha hecho una oferta para repartir el orden en la lista conjunta. Es el segundo gran punto de fricción en las negociaciones. En concreto, ha ofrecido a Ganemos ocupar la cabeza de lista, pero Podemos se queda los puestos 2, 3 y 5; Ganemos también tendría el 4. El último concejal impar (3º, 5º, 7º.) rotaría a los dos años, es decir, dimitiría y pasaría a entrar como concejal el siguiente (4º, 6º, 8º), aunque el saliente se mantendría en el grupo municipal con compensación económica por participación. En el caso de obtener 3 concejales, pej, el 3º concejal de Podemos pasaría a los dos años a ser de Ganemos hasta fin de la legislatura.

 

La agrupación de electores considera que eso le deja en mal lugar después de cuatro años de brega en el Ayuntamiento y argumenta que ese trabajo les faculta para pedir más. No en vano, cuenta con dos concejales que se han hecho un hueco en la política municipal, Virginia Carrera y Gabriel Risco, y que son dos caras reconocibles de cara a una candidatura. La contraoferta es una lista cremallera con el 1,3, 5 para Ganemos y el 2,4, 6 para Podemos y coportavocía permanente Ganemos-Podemos. Ninguna de las dos opciones tuvo un aval suficiente en el plenario del pasado lunes, y este domingo la votación será definitiva.

 

Además, Ganemos ha empezado a tomar decisiones con respecto a su futuro como grupo municipal. Se propone mantener la política de asesores municipales y provinciales actual, en la que el personal de confianza sale de convocatorias abiertas entre los funcionarios de Ayuntamiento y Diputación. En cuanto a retribuciones, se propone la existencia de un máximo de una dedicación exclusiva en el Ayuntamiento y la Diputación; la decisión para esta legislatura era de no ejercer ninguna. Esta cuestión se debatirá, en todo caso, después de las elecciones en caso de entrar en los gobiernos.

 

Además, se mantiene el sistema de límite de retribuciones públicas, con un tope máximo de retribuciones de los cargos electos en 4 veces el S.M.I. y 4,5 veces en el caso de responsabilidades familiares, tal como se recoge en el actual Código Ético de Ganemos Salamanca.  Se establecerá una donación mínima a la nueva plataforma-coalición ciudadana por parte de todos los concejales que cubra los gastos de esa plataforma, como hasta ahora.