Ganemos aporta nuevos indicios sobre el trato de favor del Ayuntamiento a Aceinsa para adjudicarle contratos

Virginia Carrera y Gabriel Risco, de Ganemos.

El grupo político acusa al PP de diseñar un sistema de adjudicación que favorecería a esta empresa.

El grupo municipal Ganemos Salamanca ha aportado una nueva serie de indicios que ponen de relieve el trato de favor del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, los dos tenientes de alcalde, Fernando Rodríguez y Carlos García Carbayo, y el Jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández hacia la concesionaria Aceinsa. Motivo por el cual el grupo ha interpuesto una querella en la que acusa a todos ellos de presunta prevaricación.

 

El contrato de la empresa se encuentra prorrogado de forma ilegal desde 2015, tal y como ya denunció Ganemos. La querella, admitida a trámite por el Juzgado de lo Penal, se fundamenta también en estos indicios que, presuntamente, demuestran que el contrato de señalización horizontal y vertical fue adjudicado a Aceinsa “de forma premeditada” por parte del equipo de Gobierno del PP.

 

Esta mañana, los concejales de Ganemos Virginia Carrera y Gabrilel Risco han comparecido ante los medios de comunicación para explicar de forma detallada el modo en el que esta empresa logra acceder al contrato millonario que actualmente mantiene. Según ha explicado Risco, lo que se hizo fue diseñar un proceso para evaluar las ofertas de las diferentes empresas que concurrieron al concurso para que la oferta técnica y económica de Aceinsa saliera presuntamente con ventaja. "Los pliegos se hacen de tal manera que no prime el mejor precio con un buen servicio", ha dicho Carrera.

 

El proceso se llevó a cabo para dar apariencia de que la adjudicación se realizaba siguiendo criterios objetivos y, por lo tanto, con apariencia de igualdad de trato. “Pero eso es falso”, denuncia Ganemos, quien insiste en que el proceso benefició a Aceinsa en todo momento. Y es que el PP utiliza un “sistema que neutraliza los criterios objetivos”, de manera que estos pierden su importancia, pues todas las empresas reciben la misma puntuación al respecto. Es así como se realiza una evaluación que puntúa sólo los criterios subjetivos, valorados incluso sabiendo en cada momento de qué empresa se trata.

 

Esta forma de selección pone un tope a la valoración de las bajas económicas (criterios objetivos), lo que hace que todos los licitadores oferten el máximo de baja (esta baja se aplica en el precio de la adjudicación). Así, todas las empresas candidatas obtienen la máxima puntuación en los criterios objetivos, con lo que “ya está neutralizado el efecto de la licitación objetiva”, explica Ganemos. Lo mismo que sucede con las bajas ocurre también con las mejoras, pues prácticamente todos (13 de 16 licitadores) adaptan su oferta para llegar a la máxima puntuación en este aspecto.

 

 

Los contratos de Aceinsa

 

Es en 2010 cuando Aceinsa tiene su primera ‘aparición’. Un año antes de las elecciones de 2011, pero cuando el alcalde Mañueco ya sabe que va a ser el candidato del PP a la Alcaldía, se firma el primer contrato, en concreto el de ‘suministro e instalación de placas de vado para el Ayuntamiento’, adjudicado el 18 de abril de 2010 por un plazo de 10 años.

 

Tras esta operación de pequeño importe llega “el primer gran contrato, de la mano del PP, con el alcalde de director de la orquesta”, es decir, el de ‘señalización de las vías públicas y eventos’, por importe 1 millón de euros al año. En esta adjudicación, los pliegos y la licitación ponen de manifiesto que la empresa elegida sería la que los criterios subjetivos y, por lo tanto, variables, decidieran.