Ganemos acusa a Mañueco de arreglar aceras en perfecto estado y generar un caos en la ciudad

Los concejales de Ganemos Virginia Carrera y Gabriel Risco.

El grupo municipal Ganemos lamenta la falta de planificación y considera innecesaria buena parte de la millonaria inversión en aceras: cree que debiera asumirlo la empresa concesionaria. Califica de despilfarro el gasto de más de 2 millones de euros "en obras que no hacen falta".

El grupo municipal Ganemos Salamanca ha puesto en entredicho la política del equipo de Gobierno de Fernández Mañueco en una de sus actuaciones más visibles, las obras en aceras. Las mismas que se adjudicaron el pasado diciembre a toda prisa y a empresas habituales contratistas del Ayuntamiento de Salamanca que se repartieron 1,5 millones de euros en un proceso hecho en días festivos. Este martes, los concejales Virginia Carrera y Gabriel Risco han criticado lo que, en su opinión, es una falta de planificación y un despilfarro.

 

La portavoz de Ganemos, Virginia Carrera, ha asegurado que "lo que el concejal delegado llama el urbanismo de lo cotidiano", en referencia al edil García Carbayo, es en realidad "un urbanismo de lo improvisado" que sirve para "poner parches" por la falta de planificación. Carrera considera que el equipo de Gobierno remodela aceras "que están en perfecto estado" y ha puesto los ejemplos de Torres Villarroel. En sus contactos con los vecinos, el grupo ha constatado que con estas obras las aceras no son ni más accesibles ni más útiles y que no hay ninguna mejora en movilidad. Ha puesto el ejemplo de la avenida de Villamayor, donde no se ha ensanchado la acera, y en general obras en las que no se aporta carril bici o se retiran árboles.

 

Para Ganemos, estas obras solo han servido "para gastarse el dinero y no para mejorar la movilidad" y que responden más a los intereses de algunos contratistas habituales del Ayuntamiento. Sin duda, son decisiones que "tienen que ver con las pasadas elecciones municipales y con las próximas generales" más que con el interés de los ciudadanos. Y Gabriel Risco no ha dudado en calificar de "caos" la situación generada por la acumulación de obras en las últimas semanas. "En Torres Villarroel y María Auxiliadora no se tenían que haber cambiado las aceras, lo que necesitaban eran mantenimiento", ha dicho. Por ello, consideran este gasto un derroche en obras que no hacen falta.

 

Además, Risco considera que el problema es que no se ha hecho un debido control sobre la empresa que tiene la concesión del mantenimiento de viales y aceras, la UTE formada por Gecocsa y Aceinsa. El concejal de Ganemos cree que arreglos como los que se han hecho con los nueve contratos de aceras concedidos en diciembre pasado debería haberlos asumido, al menos en parte, la empresa concesionaria del contrato; al no hacerlo, se paga con dinero público estas actuaciones y la empresa que debería asumirlos se ahorra ese gasto.

Noticias relacionadas