Ganchillo, la nueva terapia de los presos de Topas

Los presos de Topas haciendo ganchillo

Esta propuesta, impartida por el grupo 'Quedamos y Punto' de la Asociación de Vecinos Zoes de Salamanca, se articula de forma conjunta con la dirección del Centro Penitenciario.

Una veintena de reclusos del Centro Penitenciario de Topas, en Salamanca, participa en un taller de 'lanaterapia', que consiste básicamente en utilizar la lana en sus diferentes aplicaciones como terapia.

  

Esta propuesta, impartida por el grupo 'Quedamos y Punto' de la Asociación de Vecinos Zoes de Salamanca, se articula de forma conjunta con la dirección del Centro Penitenciario llevada a cabo durante varios meses en los que se ha realizado en  grupo durante una sesión semanal.

  

Ahora, ha concluido la primera etapa, que ha permitido forrar uno de los árboles del Centro Penitenciario en el último día de actividad con arañas tejidas por cada una de las personas participantes.

  

Según ha explicado Zoes, los participantes, coordinados por varias personas integrantes del grupo Quedamos y Punto, han tejido con lana, que va "más allá de un pasatiempo o una diversión".

  

"Aunque tradicionalmente tejer se ha asociado a las señoras mayores  esta práctica es cada vez más común entre personas que buscan como alternativa alguna actividad manual para ocupar el tiempo, para desconectarse, relajarse y fortalecer la autoestima", ha apuntado la asociación de vecinos que ha coordinado el taller.

  

Esta práctica, tal y como ha continuado, "ha demostrado excelentes resultados para reducir los niveles de tensión y estrés, ya que ayuda a la recuperación" y, por otra parte, la repetición automática de los movimientos  "ayuda a la persona a  concentrarse, relajarse y al hacer algo con las manos genera satisfacción y realización personal".