Ganan los cuatro que tenían el factor cancha a su favor aunque Avenida y Bourges rondan el susto

Xargay (FIBA)

Los cuatro equipos que llegaron a cuartos de final de la Euroliga femenina con el factor cancha a su favor, y por lo tanto disputaban el primer partido en casa, se han llevado la victoria. Eso sí, la primera jornada ha demostrado que el grupo de clasificación de Avenida contaba con rivales más duros. 

El triunfo más claro lo ha firmado Ekaterimburgo que en su duelo frente a Familia Schio se ha impuesto 92-47, en un encuentro en el que el actual campeón no dio opción alguna a su rival italiano. En el primer cuarto 16 puntos ya de ventaja que sólo hizo que ir creciendo de la mano de las Taurasi (21 puntos), Griner (14 puntos), Vieru (12 puntos) y compañía. 

 

También victoria clara para otro de los equipos que estaba en la fase de clasificación junto a Avenida y acabó segundo del grupo. Nadezdha superó con relativa facilidad a ZVVZ Praha (80-57) en un duelo en el que siguió su línea similar. Ganar todos los cuartos rondando en cada uno de ellos los 20 puntos. 

 

Como se esperaba ganó Kursk en su pista a Bourges pero le costó mucho más de lo que se esperaba (76-71). El equipo francés, cuarto en el grupo de Avenida, mandó durante todo el primer tiempo e incluso llegó a rondar los diez puntos de ventaja y siguió así hasta entrar en el último parcial del partido. Ahí es cuando se impuso el potencial de la gran alternativa a Ekaterimburg. Ogwumike y McCoughtry protagonizaron la remontada y evitaron que llegara la gran sorpresa de la jornada.