Fuentes de Béjar: un pueblo dividido en dos por un quitamiedos
Cyl dots mini

Fuentes de Béjar: un pueblo dividido en dos por un quitamiedos

Guardarraíl instalado en Fuentes de Béjar para impedir el acceso a la carretera comarcal.
Ver album

La instalación de un guardarraíl en una travesía peligrosa corta una calle de Fuentes de Béjar en dos y deja aislada una vivienda y fincas. La solución, provisional, responde a una exigencia del Procurador del Común por la alta velocidad de circulación en un tramo que es urbano.

"El pueblo me lo han partido en dos. Fuentes de Arriba y Fuentes de Abajo". Con esta frase, mezcla de humor (negro), resignación y cabreo resume el alcalde de Fuentes de Béjar la situación creada en los últimos días con una insólita decisión. Las fotos describen la situación con claridad. Un guardarraíl, como los que se suelen ver en carreteras y autovías, cierra el tramo final la calle Eras e impide pasar de un lado al otro de la comarcal: no es posible circular hacia el último tramo de la calle, al otro lado de la carretera. De un lado, el pueblo, y de otro, una casa que están dentro del casco urbano y numerosas fincas del municipio, sin un lugar directo por el que acceder.

 

Esta es la solución que se ha dado a un problema persistente. La calle citada es uno de los puntos para cruzar la DSA-250, una comarcal que atraviesa la localidad casi por el medio. A pesar de que es una travesía, los coches pasan bastante deprisa, con frecuencia muy por encima del límite marcado a 40, ignorando las señales y sin que las guías sonoras instaladas sean suficiente para impedirlo. Los vecinos cruzan de un lado al otro, con el consiguiente peligro, ya que al otro extremo de la calle Eras hay una casa que está dentro del casco urbano (como se aprecia en el mapa), y que por lo tanto no se puede dejar aislada. Ante esta situación, el ayuntamiento pidió amparo al Procurador del Común e incluso ha pedido la instalación de un radar.

 

 

Hace unas semanas, el Procurador resolvió exigiendo a la titular de la carretera, la Diputación de Salamanca, que tomara medidas para garantizar la seguridad del cruce. La institución provincial decidió que la solución era poner dos guardarraíles. El pasado viernes, 23 de agosto, operarios de la institución provincial se presentaron en el municipio e instalaron las dos barreras que se ven en las fotos.

 

"La resolución del Procurador del Común llevaba un mes en la Diputación, y el viernes ponen las barreras. Yo me enteré de casualidad, me acerqué a los operarios y les dije qué hacían; me respondieron que tenían órdenes de instalar las barreras. Todo lo que se ha hecho ha sido con aviso verbal y el mismo día", se queja Gustavo, alcalde de Fuentes de Béjar.

 

"La resolución del Procurador dice que hay que poner 'guardias tumbados' o tomar medidas contra la velocidad, como un semáforo que se ponga en rojo al superar los límites, pero en ningún caso cerrar una calle del pueblo", añade el alcalde, que cree que hay medidas más sencillas como los citados semáforos 'foto rojo' o más señalización para frenar la velocidad.

 

Según la Diputación, el alcalde es conocedor de la solución tomada. De hecho, se mantuvo una reunión con él, el lunes siguiente a instalar los quitamiedos que parten el pueblo y dejan aislada. En esa reunión, según el alcalde, los técnicos de carreteras le explican que es la única solución posible y que se le darán más detalles. El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, ha asegurado este miércoles que la solución es "provisional" y la que han recomendado los técnicos, que no crea ningún problema. Además, ha añadido que técnicamente no es posible poner 'guardias tumbados', los resaltes que frenan el tráfico y que eran una de las recomendaciones del Procurador del Común en su resolución.

 

Mientras llega la solución definitiva, la travesía de Fuentes de Béjar sigue siendo un peligro. Los vehículos circulan bastante por encima del límite por la DSA-250, que tiene otros dos cruces (menos concurridos) a lo largo del pueblo, los que ahora se ven obligados a usar todos aquellos que no pueden saltar con sus coches o con ganado los guardarraíles de la calle Eras. Dos barreras pensadas para la seguridad que han dividido un pueblo en dos, aislando una casa y fincas. "Fuentes de Arriba y Fuentes de Abajo"... hasta que llegue la solución definitiva.