Fuentes aumenta las subvenciones de las Cortes a los partidos y estudia subir sueldos a los procuradores

Luis Fuentes.

El PP pide subir un 24% la asignación a los grupos políticos para recuperar los niveles precrisis, y el presidente de las Cortes acepta. Fuentes encarga un estudio para profesionalizar los sueldos de los procuradores.

La Mesa de las Cortes de Castilla y León ha dado el visto bueno a la propuesta del Grupo Popular, que ha sido aceptada por el resto de los grupos salvo el PSOE, de ajustar la asignación económica de los cuatro grupos que componen la Cámara en esta X Legislatura a la situación anterior a la crisis económica que derivó en rebajas del 10 por ciento en 2010; del 8 por ciento en 2012; del 4 por ciento en 2013, y del 2 por ciento en 2014.

 

De este modo y según han confirmado los distintos portavoces parlamentarios al término de la primera Junta de Portavoces de la Legislatura, la retribución de los cuatro grupos (Socialista, Popular, Ciudadanos y Mixto) aumentará un 10 por ciento en 2019, un 8 por ciento en 2020, un 4 por ciento en 2021 y un 2 por ciento en 2022.

 

En concreto, el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, ha justificado la decisión de la Mesa de las Cortes en recuperar una parte de la dotación que habían perdido los grupos parlamentarios durante los peores años de la crisis, como ha propuesto el Grupo Popular, que, en palabras de su portavoz, Raúl de la Hoz, ha apelado a la necesidad de "facilitar" la labor parlamentaria del "variopinto" y "diverso" Grupo Mixto, que estará formado por cinco procuradores de cuatro formaciones diferentes (Podemos, UPL, Vox y Por Ávila).

 

"El Grupo Mixto tiene una composición mayor desde el punto de vista cuantitativo y de partidos", ha constatado De la Hoz, en referencia al Grupo Mixto del anterior mandato formado sólo por dos procuradores, uno de IU-Equo y otro de UPL, para insistir en que la propuesta del PP busca "volver a una situación lógica preexistente" y que el sistema de organización de la Cámara no perjudique la labor parlamentaria del grupo minoritario y del resto de los parlamentarios de la casa.

 

"Tras el reparto de los sillones luego se suben los sueldos", ha concluido por su parte el portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, para quien hoy han saltado los habituales consensos entre los grupos mayoritarios ya que en el acuerdo de la Mesa no se ha tenido en cuenta la opinión de los socialistas, que tiene 35 procuradores, frente a 29 de PP y 12 de Ciudadanos. "Empieza bien el gobierno de la regeneración y de la transparencia", ha esperado al respecto, para quien la propuesta del PP no es un capricho sino la necesidad de contar con más recursos y con más medios tras el fin de los tiempos de Bárcenas y de la caja B.

 

Ante esta propuesta, el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, ha sido "muy claro" y "muy sincero" al reconocer que, aunque se traslada una "imagen lamentable" y que "causa sonrojo" a la sociedad, sí le parece bien contar con "un poco más de recursos" en un grupo "con poco medios" por lo que ha aceptado la propuesta de los 'populares' a los que ha afeado que aprovechen la ocasión para contar también con más recursos con los que afrontar el "periodo de vacas flacas" tras haber perdido trece escaños respecto a la anterior legislatura.

 

"No dan puntada sin hilo, pierden representación y no quieren perder ingresos", ha ironizado Fernández que había augurado, antes de conocer la decisión final de la Mesa de las Cortes, que al final funcionaría el "ordeno y mando del PP" con la connivencia de su "adlátere" de Ciudadanos cuyo portavoz, Francisco Igea, no se ha opuesto al aumento de asignación a los grupos al tratarse de uno de los parlamentos con menos retribuciones y menos liberados, si bien ha abogado por analizar la "situación anómala" que viven las Cortes de Castilla y León respecto a otros parlamentos para llegar a una "solución de consenso" y "más fácil" que no pase por aumentar el gasto sino por eliminar "algunas triquiñuelas".

 

"El presupuesto -del Parlamento- es suficiente, tiene que tener más claridad", ha defendido el liberal ante lo que el propio Luis Fuentes ha confirmado que ha encargado un informe económico a los servicios jurídicos para que las Cortes de Castilla y León dejen de ser el único parlamento no profesionalizado, si bien ha aclarado que la posible liberación de todos los procuradores no es asunto prioritario ni para él ni para la Mesa.

 

"Es voluntad de todos analizar la situación retributiva de los parlamentarios", ha explicado por su parte De la Hoz, a expensas de analizar y de ver las propuestas de ese informe de los servicios jurídicos. El 'popular' ha aprovechado la ocasión para explicar que la mayoría de los parlamentos pagan las nóminas de los trabajadores eventuales de cada grupo que en el caso de Castilla y León corren a cargo de la asignación de estos grupos. "Con todo y con eso, somos el segundo o el tercero que menos presupuesto tiene para los grupos del país en términos absolutos y relativos, excluidos los uniprovinciales", ha aseverado.

 

En este punto, Fernández ha abogado por la profesionalización del Parlamento en el que todos los procuradores cobren un sueldo equivalente a tres salarios mínimos interprofesionales. "Sería más transparente y más económico y no se entraría en componendas ni en artificios parlamentarios de estar en comisiones por el sólo hecho de aumentar el pecunio", ha defendido el procurador de Podemos.

 

Hasta entonces, la Mesa de las Cortes ha decidido mantener la proporción de liberados que había en el anterior mandato con los mismos criterios, de modo que el PSOE tendrá ocho, el PP siete, Ciudadanos cuatro y dos el Grupo Mixto. De este modo, ha rechazado la propuesta de Podemos de incrementar el número de liberados dentro del Grupo Mixto, que había planteado uno por cada uno de los cuatro partidos que lo integran para ajustarse a su "situación singular".

 

La Mesa de las Cortes también ha asignado el reparto de escaños en el hemiciclo que reservará la bancada derecha al PP, la izquierda a los socialistas y el centro para Grupo Mixto, en la última fila, Ciudadanos que, con doce procuradores, tendrá nueve sillones en la primera fila mientras que siete socialistas quedarán relegados a la segunda fila, decisión que también ha criticado Tudanca que ha asegurado que tanto el presidente de las Cortes como la secretaria tercera de la Mesa, Marta Sanz, han desautorizado al propio Igea partidario de dejar esa primera fila a los socialistas.