¿Fresco? No, hace frío pero de verdad

Máximas de 18 grados y mínimas de siete durante la jornada del viernes en Salamanca. No son temperaturas a las que la provincia salmantina no esté acostumbrada pero no a las puertas de julio y, sobre todo, contrastan con los casi 38 grados de máximas que registró la capital hace 15 días.

15 de junio de 2017, Salamanca registra una temperatura máxima de 37,4 grados. Se trata de la temperatura más elevada que se ha registrado hasta el momento, y en lo que va de año, en la capital salmantina, aunque aún se queda lejos del récord fijado para un mes de junio, y tuvo lugar a las 17.10 horas.

 

30 de junio de 2017, las previsiones apuntan a una máxima durante toda la jornada en Salamanca de 18 grados y la temperatura mínima durante la jornada ha sido, durante la madrugada de siete grados. 

 

Quince días de diferencia y una fluctuación térmica de veinte grados lo que provoca que en las calles de la capital se vuelvan a ver chaquetas a primera hora de la mañana y es que no hace fresco, hace frío en una jornada que amaneció con sol pero en la que hay posibilidad de chubascos a lo largo del día tal y como sucedió durante el jueves. 

 

Y la previsión es que la situación se mantenga un par de días más y estrenemos el mes de julio con temperaturas similares tanto máximas como mínimas comenzarán a ir en ascenso a partir del lunes y a mitad de la próxima semana los termómetros volverán a alcanzar a lo largo de la jornada los 30 grados.