Frenético séptimo encierro de Sanfermines, con los debuntantes toros de La Palmosilla
Cyl dots mini

Frenético séptimo encierro de Sanfermines, con los debuntantes toros de La Palmosilla

Imagen del séptimo encierro de San Fermín

El primer parte médico arroja tan solo dos contusionados tras el encierro más rápido de esta edición. 

Los toros de la debutante ganadería La Palmosilla en Pamplona han protagonizado este sábado un séptimo encierro frenético, rapídisimo y diferente al resto de estos Sanfermines 2019, con dos o tres astados liderando la carrera que han terminado en solo 2 minutos y 12 segundos, la más rápida de esta edición, y que solo ha dejado dos contusionados, según el primer parte médico.

 

Tras los tres cánticos a San Fermín, el encierro ha comenzado a las 8 de la mañana desde los corrales de Santo Domingo, con los cabestros saliendo en cabeza y tras ellos los seis toros. La manada ha arrollado a un mozo que estaba caído en medio de la calle.

 

En seguida, uno de los astados de La Palmosilla se ha adelantado a los cabestros y ha comandado el grupo a fuerte velocidad por la cuesta de Santo Domingo. Otros dos toros se han unido a él en la cabeza del encierro y han seguido a buen ritmo por el tramo del Ayuntamiento y Mercaderes, con un comportamiento noble ante los mozos.

 

La manada ha llegado muy estirada a la curva de Mercaderes, donde ha pasado por encima de un mozo caído. Al tomar los tres toros de cabeza el giro muy por el exterior, el grupo se ha vuelto a compactar y ha enfilado unido la calle Estafeta, aunque los toros seguían en cabeza, lo que ha permitido a los corredores situarse delante de las astas con más facilidad, a diferencia de lo que había ocurrido en días anteriores.

 

Sin embargo, la velocidad de la carrera ha puesto en apuros a algunos mozos. Un corredor que corría delante de los astados se ha visto rodeado y sin opciones de salir de la cabeza del grupo, hasta que finalmente ha sido arrollado.

 

Las caídas se han repetido a lo largo de toda la Estafeta, en la que la manada se ha ido estirando, con dos toros encabezando el grupo, seguidos de los cabestros y otros dos toros, y el grupo abriéndose al final, permitiendo que los mozos también pudieran correr delante de los dos últimos astados.


La carrera ha seguido en la misma línea en Telefónica y en la bajada al callejón, y la manada ha entrado agrupada a la plaza de toros, dirigiéndose a los chiqueros sin mayores incidencias.


Los animales de la ganadería gaditana son grandes, con un peso que oscila entre los 500 y los 625 kilos, con capas muy variadas, que van desde el negro, al coloreado chorreado, pasando al castaño. Serán lidiados este sábado en la plaza de toros, a partir de las seis y media de la tarde, por los diestros José Garrido, Luis David y Javier Marín.