Franco se despide hoy de la Plaza Mayor

El medallón del dictador será retirado este viernes de la Plaza Mayor después de una década saltándose la ley. La efigie estará quitada en cuestión de horas y se irá camino de un museo casi 80 años después de que fuera colocada.

Después de casi 80 años, la Plaza Mayor de Salamanca despide este viernes a uno de los personajes que ocupan sus conocidos medallones. La efigie que el dictador Francisco Franco se hizo colocar en el pabellón Real va a ser retirada durante la mañana en cumplimiento de la ley de memoria histórica que los alcaldes del PP, Julián Lanzarote primero y Alfonso Fernández Mañueco después, se han resistido a acatar. Lo han hecho contra mociones de la oposición, rechazadas en varias ocasiones, firmar de partidos políticos y reclamaciones vecinales, pero finalmente un juzgado ha obligado al actual presidente del PP en Castilla y León a cumplir la ley.

 

 medallon franco

 

La retirada, que ha requerido de un proyecto, llevará unos cinco días y 3.500 euros de presupuesto, pero es muy probable que el medallón ya no habite la Plaza Mayor al término de este viernes. Según ha trascendido de las comisiones informativas municipales, los técnicos consideran que durante el día de hoy la efigie, una escultura circular de 450 kilos de peso, habrá sido extraída del sitio que ha ocupado desde hace 80 años.

 

Para llevar a cabo los trabajos, se acotará un espacio que permite poner un andamio que sujete la plataforma desde la que los operarios de la empresa a la que se ha adjudicado la obra llevará a cabo la extracción. Está previsto que la operación arranque a primera hora de la mañana y puede afectar a las terrazas de los bares más cercanos al medallón y puede que al acceso a la Plaza Mayor de camiones y furgonetas en horario de carga y descarga. Todo esto ha quedado establecido tras conocerse hace justo una semana la fecha exacta de la retirada.

 

Una vez se retire el medallón, será trasladado a un museo de la ciudad para ser guardado. Además, se borrará la inscripción que hay bajo el medallón y que identifica al personaje, en el que es difícil reconocer al general golpista tras los numerosos ataques y posteriores limpiezas que ha sufrido en los últimos años. De hecho, el medallón llega a su último día bastante sucio. Una vez retirada la pieza, habrá que rellenar con piedra el hueco que quede en el punto donde se inserta entre los arcos. El lugar quedará despejado y, en principio, no está previsto que se coloque ningún otro medallón en su sustitución.

 

El medallón de Franco fue instalado el 1 de octubre de 1937 como resultado de una propuesta en 1936, cuando el dictador instaló su cuartel general en Salamanca. Ha pasado casi 80 años en el mismo lugar y es uno de los pocos que, a lo largo de los más de 250 años de historia de la Plaza, va a ser eliminado de su programa iconográfico. 

 

La decisión de su retirada se inició el pasado mes de octubre, cuando el juzgado daba la razón a una denuncia presentada por los cargos de IU Domingo Benito y el abogado Gorka Esparza para exigir el cumplimiento de la ley de memoria histórica. Fue admitida a trámite y resuelta favorablemente al establecer que era un símbolo de exaltación del franquismo y que había que someterlo a la legislación. La resolución confirmaba que el Ayuntamiento de Salamanca había incumplido la ley y le obligaba a dar un paso que nunca había querido dar: consultar a las autoridades de Patrimonio si había que retirar el medallón.

 

Según la ley de 2007, existen una serie de excepciones a la norma, fundamentalmente, para el caso de que los símbolos franquistas fueran elementos patrimoniales de valor. La sentencia obligó a consultarlo a la comisión territorial de Patrimonio, que el 25 de enero falló que el medallón no tenía valor artístico que justificara su permanencia en un lugar como la Plaza Mayor. Después se ha llevado a cabo el proyecto para la retirada, el proceso para contratar a una empresa y se han agotado todos los plazos de alegaciones.