Francisco Julián Ramos Manzano: "La situación tras la tormenta está controlada"

El alcalde de Guijuelo, Francisco Julián Ramos Manzano.

El primer edil guijuelense ha ofrecido los medios municipales a aquellos vecinos que necesiten achicar agua de sótanos o bodegas. “Yo no recuerdo una situación así, con una tormenta tan fuerte", ha asegurado el alcalde.

El alcalde de Guijuelo, Francisco Julián Ramos Manzano, ha querido agradecer esta mañana la rápida actuación que durante la tormenta del pasado martes, día 5 de julio, llevaron a cabo tanto los cuerpos de la Policía Local de Guijuelo y Guardia Civil como los Bomberos y el personal de distintas Brigadas. “Yo no recuerdo una situación así, con una tormenta tan fuerte como la de ayer”, apuntaba el primer edil esta mañana recalcando que la rapidez en la actuación de los distintos efectivos evito males mayores. “Hay que agradecer la labor que han hecho tanto los Bomberos como la Policía Local, la Guardia Civil y los trabajadores del Ayuntamiento que, no solo estuvieron anoche intentando dar solución a las distintas problemáticas que se planteaban, sino que desde primeras horas de la mañana han sabido actuar con agilidad para que la localidad recuperase la normalidad”, señalaba. 

 


El alcalde, quien pidió paciencia a los vecinos que hayan podido estar afectados, recalcó que a lo largo del día de se irán solventando situaciones puntuales para lo que dijo ”ponemos al servicio de quien lo necesite los medios de que disponemos desde el Ayuntamiento, las bombas que se necesiten para achicar agua en bajos y bodegas”.

 

 

Francisco Julián Ramos Manzano explicó que lo primero que se ha tratado, desde el Consistorio, ha sido solventar los problemas que se producían durante la tormenta y, después, dar solución a los servicios que se han visto afectados por la acumulación de agua, como es el caso de la Piscina Municipal. “La situación está controlada, y ahora, desde las distintas concejalías se trabaja en los pequeños detalles. Por eso, también pido paciencia a los vecinos para que sepan entender que, poco a poco se irán atendiendo otros aspectos como la retirada de ramas en algunos caminos o el achique de agua en algunas zonas de paso”, finalizaba.

 

 

Todas las Brigadas Municipales actuaban con celeridad desde primeras horas de la mañana para que el municipio no presentase un aspecto desolador después de las casi tres horas de lluvia continua y granizo que azotaron a la villa en la tarde noche de ayer. Tanto las brigadas de limpieza como las de parques y jardines, además de Policía Local y Bomberos han trabajado duro durante todo el día para que las calles recuperen su aspecto normal. Aunque las incidencias más importantes se registraron por la noche, los efectos de la importante tromba de agua se han dejado sentir, tanto en la abundante caída de hojas como en la acumulación de agua en algunas zonas.

 

 

Otro de los puntos en los que más se ha incidido para recuperar la normalidad ha sido en la zona de las Piscinas Municipales, que hoy permanecerán cerradas y en el Pabellón de Deportes, donde el agua también inundó la pista pero en el que ya se ha solventado la situación. También otras dependencias municipales, como el propio Salón de Plenos del edificio de El Reloj, se vieron afectadas por el agua caída. Ahí, parte del techo se vino abajo, sin que se produjesen más que daños materiales, pues el derrumbe se produjo de madrugada.

 

 

En cuanto a los jardines, los operarios del área se afanaban en retirar hojas y ramas aunque reconocían que los árboles más dañados eran las acacias de la calle Filiberto Villalobos y la variedad que se encuentran en la zona del Centro Cultural. Sin embargo, aunque los rosales de la Plaza de Julián Coca y los del Parque del Pozuelo han perdido parte de sus flores, han restado importancia a los efectos de la tormenta.

 

Noticias relacionadas