Formación, sistema, infraestructuras... los técnicos analizan la falta de jugadores salmantinos en competiciones FEB

Solo tres jugadores salmantinos juegan a día de hoy en competiciones FEB. Hablamos con tres entrenadores charros para llegar a la explicación de una cifra tan pobre. ¿Una? Quizá hasta cinco.

A día de hoy, con el adiós de César Yáñez (LEB Plata) y Raúl Crespo (EBA) solo tres jugadores salmantinos juegan en competiciones de la Federación Española de Baloncesto: Laura Marcos en Liga Femenina (Quesos El Pastor), Pedro de la Calle en LEB Plata (La Antigua CB Tormes) y Roberto Herrero en EBA (Innova Chef Virgen de la Concha). A ellos se une Arturo Cruz, que comenzó la temporada en LEB Oro (Cáceres Basket), aunque en estos momentos no está jugando.  

 

La falta de efectivos de Salamanca en las mejores categorías del baloncesto da que pensar. Tanto, que parece que hay algo que no se está haciendo bien en las categorías de formación por las que todos los jugadores pasan. TRIBUNA ha solicitado a tres entrenadores de distintos perfiles que muestren su opinión sobre los errores que se están cometiendo al respecto.

 

capiÁlvaro de Pablo, 'Capi', con experiencia en Tormes, Avenida o la Universidad, entre otros, reconoce al menos tres errores 'de base': los recursos humanos (entrenadores), el formato de competición y las infraestructuras.

 

Explicado de forma más extensa: "Lo primero que creo que falla es la formación de los entrenadores que empiezan. Creo que los que tenemos algo más de experiencia nos hemos encumbrado en un púlpito en el que estamos muy cómodos coordinando formaciones y nos hemos olvidado 'del barro', de la gente que empieza. Los sacamos a los pies de los caballos sin formación, seguimiento o al menos consejos", asegura.

 

En cuanto al formato de competición, 'Capi', apunta: "Es erróneo. La liga escolar se está muriendo porque el Ayuntamiento permitió a los clubes jugarla. Por otro lado, el afán recaudatorio de los clubes ha matado el deporte escolar. También señalaría a la Delegación Provincial, que creo que no ha apretado lo suficiente. La única solución sería que los clubes jugaran una Liga provincial paralela, pero para clubes como Avenida no es atractivo porque no les sale gratis como ahora", añade.

 

Por último, las infraestructuras: "Tampoco tenemos", destapa 'Capi'. "Eso hace que entrenemos muy poco. Tres horas a la semana de entrenamiento para un equipo autonómico es algo terrible, pero es que es imposible sacar más horas, ni siquiera tirando de pabellones del alfoz, es así de triste", remata el salmantino.

 

petis

Jorge Paniagua Petisco, 'Petis', entrenador de un infantil autonómico del CB Tormes y preparador físico del equipo de LEB Plata, apunta que uno de los errores más graves es de concepto, ya que "los entrenadores se centran más en los equipos que en los jugadores; para los técnicos es muy satisfactorio ganar partidos, hacer buen baloncesto... y en cambio nos tendríamos que centrar más en el jugador y sacrificar ese ego personal nuestro". "En resumen, es mucho más fácil cuando tenemos un infantil de 1,90m enseñarle cuatro movimientos en el poste bajo y que las meta todas para que yo gane partidos; pero si lo que quiero es hacer de él un jugador mejor, tenemos que trabajar que juegue de cara, que sea capaz de tirar desde fuera...", apunta.

 

Para Petis, es básico "mejorar en la formación de los jugadores de manera interdisciplinar, con eso quiero decir que no podemos centrarnos solo en la táctica y técnica y olvidarnos de la preparación física o tener psicólogos deportivos en los clubes", añade. "El CB Tormes ha sacado jugadores talentosos como Jorge Morán, Pablo Maíllo, Carlos Manzano o antes el propio Pedro de la Calle... que quizá no han dado el salto físico porque no se trabajó con ellos".

 

"Está claro que lo más importante es revertir la pirámide que ahora tenemos: un club con 90 infantiles no puede ser que se quede en menos de 10 séniors. A veces hay que plantearse hacer más atractivo nuestro deporte", añade.

 

'Petis' cree, además, que es un error que "el deporte escolar haya perdido peso en las ciudades y a lo mejor es por culpa de los clubes, hay que ser autocríticos", dice. "Hemos absorbido mucha parte del deporte escolar porque esas ligas no eran competitivas, pero en minibasket es fundamental que seamos capaces de dividir a los niños más habilidosos en diferentes equipos para que vuelvan a serlo", finaliza.   

 

pedroPedro Sánchez Torrecilla, actual Director Deportivo del CB Santa Marta, apunta por su parte que "en Salamanca éste ha sido un problema siempre. Podemos contar con los dedos de las manos y los pies los jugadores que han llegado a la élite, incluso cuando -en teoría- se trabajaba bien", dice.

 

"Yo creo que los entrenadores están mejor preparados que nunca. Antes con el 'venga, venga, vamos, vamos, corre, corre, salta, salta'  tenían bastante, y ahora saben planificar, conocen la pedagogía correcta del basket, tienen más conocimientos... pero tampoco consiguen sacar jugadores. Es una cuestión de cambio de sistema: para ser profesional hay que trabajar mucho. Hay que tener unas condiciones, claro, y luego ponerte a currar. Pero actualmente yo propongo hacer una cuarta sesión semanal de entrenamiento a la semana de hora y media... ¡y te tiran los perros! La cultura del esfuerzo actualmente con niños sobreprotegidos está matando al deporte. Eso de que los chicos con condiciones estén dispuestos a trabajar de lunes a viernes y que llegue el verano y curren como un perro con el balón ya no pasa", se lamenta Pedro.

 

"Los clubes hacen lo que pueden, pero quizá en el masculino nos falta un club que haga de espejo y que haga que los chicos con condiciones se animen. Salvo los años del CBS, apenas hemos tenido clubes algún año que arrastren a los jugadores a esforzarse y sacar más horas de entrenamiento", apunta como otro de los factores Torrecilla.

 

"Luego, en general, hay que reconocen que en Salamanca tenemos muy pocas fichas de baloncesto, se lo come todo el fútbol. Por eso creo que es un éxito que, de vez en cuando, alguno de los nuestros tire para adelante", añade Sánchez.

 

"En torno a estos factores, por supuesto hay muchos más, porque el problema de las instalaciones en Salamanca es terrible: no se pueden sacar las horas que quisiéramos para entrenar a la cantera... al final los clubes hacen lo que se puede", resume.