Cyl dots mini

Fonseca deja de acoger pacientes de coronavirus y deja de prestar servicios sanitarios

El equipo médico que ha convertido el Colegio Arzobispo Fonseca en Hospital.

Más de 80 pacientes se han recuperado en sus instalaciones desde que se pusieron a disposición del SACYL a principios del mes de abril.

El Colegio Mayor del Arzobispo Fonseca ha dejado prestar servicios sanitarios una vez que se han dado de alta a todos los pacientes afectados por el coronavirus, tal y como adelantó la pasada semana el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno y ha confirmado este martes la USAL. "Esta decisión se adoptó tras confirmarse una progresiva reducción en el número de afectados por la enfermedad lo que ha permitido al Hospital Clínico Universitario y al Hospital de los Montalvos atender a los enfermos en sus habitaciones y UCIs", ha explicado la institución académica.

 

"La Universidad de Salamanca, ante el fuerte incremento del número de pacientes afectados por la COVID-19 a primeros del mes de abril, puso a disposición del SACYL las instalaciones de la residencia universitaria. Las 42 habitaciones se transformaron en espacios para la recuperación de los enfermos leves infectados por el coronavirus, que fueron atendidos por un equipo sanitario compuesto por cinco médicos, seis enfermeras y cinco auxiliares divididos en turnos, coordinado por el doctor Ángel Batuecas y la responsable de enfermería Clara Cabrera", recuerda la USAL.

 

La instalación ha contado con 48 camas y el día de mayor pico acogió a 35 pacientes, hasta reducirse la pasada semana a solo cinco.

 

"Este ejemplo de colaboración institucional ha sido muy bien valorado por los usuarios, según se desprende de los resultados de las encuestas de satisfacción realizadas a los hospitalizados, que han resaltado la idoneidad del recurso", aseguran.

 

Proceso de limpieza y desinfección

 

Una vez que se ha quedado sin pacientes, la vuelta a la normalidad del histórico colegio pasa por "acometer un exhaustivo proceso de limpieza y desinfección en las habitaciones en las que han estado ingresados los pacientes. Se trata de una limpieza terminal (que incluye todas las superficies horizontales y verticales) y posterior desinfección vía área con máquina de aerosolización (proceso automático), que utiliza como producto de desinfección peróxido de hidrógeno", han apuntado desde el Estudio salmantino.

 

En las zonas comunes, que son espacios abiertos, no se puede utilizar el sistema automático, por lo que se utilizará la aplicación manual.