Fondos europeos para una de las primeras actuaciones en 15 años en el castigado barrio de Buenos Aires
Cyl dots mini

Fondos europeos para una de las primeras actuaciones en 15 años en el castigado barrio de Buenos Aires

Obras en la plaza de Extremadura del barrio de Buenos Aires. Foto: F. Oliva

La plaza de Extremadura, centro neurálgico de la conflictividad en Salamanca al que pocos se atreven a entrar, será rehabilitada por completo en un barrio deteriorado y olvidado por sus problemas.

El Tormes+, la estrategia urbana con fondos europeos que lleva a cabo el Ayuntamiento de Salamanca, llegará a uno de los barrios más desfavorecidos de la ciudad, y concretamente a uno de sus centros neurálgicos, la plaza de Extremadura del barrio de Buenos Aires. La actuación prevista ha sido presentada este lunes por la mañana in situ por el concejal de Fomento, Daniel Llanos, y cuenta con una inversión de 434.000 euros.

 

El lugar es desde hace años el centro de la conflictividad en Salamanca. Hace cuestión de semanas se alertaba de un presunto tiroteo en el marco del último asesinato en la ciudad, y es que Buenos Aires es escenario habitual de los cada vez más frecuentes altercados con armas de fuego y de todo tipo de disputas a pesar de los intentos vecinales por devolverle cierta normalidad. Esta plaza en concreto es un lugar al que pocos se atreven a entrar (ni Policía, ni limpieza ni repartidores lo hacen habitualmente hasta el núcleo del barrio) y que presentaba un deterioro importante. De hecho, hace quince años que el barrio no recibe inversiones reseñables.

 

La plaza cambiará ahora notablemente su imagen. Así quedará. En una visita breve, el concejal de Fomento, Daniel Llanos, ha posado con las máquinas que ya han levantado buena parte de la plaza para escenificar una inversión por la regeneración urbana y de los barrios, algo que este lugar de Buenos Aires necesita como pocos.

 

Durante la pasada legislatura, se impulsó una comisión especial para buscar soluciones a una situación, la de este barrio, que se llegó a calificar como muy grave por parte del Ayuntamiento. Sin embargo, poco o nada se avanzó. La comisión pasó meses sin convocarse y decayó con el final de la legislatura sin haber arrojado resultados. Mientras tanto, el barrio sigue siendo pasto del tráfico de drogas y la conflictividad.