Fomento traspasa a comunidades y ayuntamientos el 'marrón' de pelearse con Uber y Cabify
Cyl dots mini

Fomento traspasa a comunidades y ayuntamientos el 'marrón' de pelearse con Uber y Cabify

Fomento anticipa al sector del taxi tradicional sus planes: un nuevo decreto para transferir la competencia a las autonomías y una licencia municipal extra para cumplir la ratio 1/30.

El Gobierno ha dado el primer paso para traspasar la regulación de las licencias VTC, los conocidos como vehículos de alquiler con conductor, a las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Una solución que traslada el problema entre el sector del taxi tradicional y compañías como Uber y Cabify a las administraciones regionales y locales, una decisión de consecuencias desconocidas y que las empresas están dispuestas a recurrir.

 

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se reunía este martes con representantes de las principales organizaciones del taxi para explicarles los planes del Gobierno. Estos pasan por aprobar un decreto ley, previsiblemente en el consejo de ministros del día 28 de septiembre, para transferir a las comunidades  las competencias regulatorias de las VTC, y que estas trasladen su gestión a los ayuntamientos. Castilla y León ya tiene una regulacíon que exige, por ejemplo, llevar un distintivo. El plan sería exigir una liciencia urbana extra a las empresas de vehículos con conductor y limitar su número de forma radical para cumplirse el polémico ratio 1/30 (un VTC por cada 30 taxis), que no se cumple en buena parte del territorio. La media nacional de la ratio es de 7 taxis por cada licencia VTC, y en Castilla y León es de 8-1. Sólo Extremadura cumple con la ratio mínima (País Vasco y Castilla-La Mancha están cerca); en Cantabria, por ejemplo, hay un VTC por cada tres taxis.

 

A día de hoy, la competencia de las VTC al taxi tradicional se concreta en Salamanca en una cifra: 17 taxis por cada vehículo de alquiler sin conductor. Según los últimos datos de la Junta de Castilla y León, a 31 de julio hay 22 licencias VTC (en diciembre eran 18) operadas por cuatro empresas en Salamanca. Las cifras del taxi tradicional son mucho más abultadas: hay un total de 373 en la provincia y 223 en la capital. En este último caso, la proporción es de 10 a 1, aunque los vehículos que operan con licencia de alquiler con conductor lo hacen en toda la provincia.

 

La convivencia entre el sector del taxi y los servicios VTC ha puesto en pie de guerra a miles de taxistas en toda España, aunque en Castilla y León las protestas han sido menores, también en Salamanca. La provincia y la capital disponen ya de este tipo de servicios, pero su presencia no es tan numerosa como en otros núcleos de población. Y el taxi salmantino está ahora pendiente de la nueva ordenanza municipal que actualice sus sevicios (se baraja adoptar algún tipo de uniformidad) y de la nueva zona conjunta metropolitana.

 

 

El taxi en Salamanca

 

El número de taxis en Salamanca está, desde hace años, en su límite igual que el nacional, donde el número de licencias está estancado desde hace años. El Ayuntamiento no da más licencias y los más de 200 vehículos están muy por encima de lo que marca la regla, un mínimo de una por cada mil habitantes, superando ese ratio ampliamente. El resultado es un mercado que va en retroceso (la capital pierde habitantes cada año) con una oferta muy elevada de vehículos. Y eso sin contar con los que operan en la provincia. Por contra, localidades del alfoz como Santa Marta tienen muy pocos. Sin embargo, sigue siendo un negocio cotizado.

 

En los últimos años la crisis y la pérdida de carreras han complicado la rentabilidad de los taxis salmantinos, pero aún y así es prácticamente imposible comprar una licencia en traspaso y se cotizan a precios astronómicos. No así para el resto de la provincia y alfoz, donde se ven a la venta algunas en portales de compra-venta por entre 15.000 y 75.000 euros según el municipio. En Ciudad Rodrigo, por ejemplo, el consistorio sacó a licitación una licencia con un canon mínimo de 6.000 euros: sólo hubo dos ofertas, pero el licitador que se la llevó depositó más de 12.300 euros por ella.

 

En cuanto a las licencias de VTC, la Junta de Castilla y León ha querido poner cierto coto a este tipo de actividad. En total en la Comunidad hay 310 licencias en manos de 52 empresas; Valladolid (85), Segovia y León (68 cada una) y Burgos (39) son las que más tienen. Zamora sólo tiene una y Soria, ninguna. Hace unos meses la Junta decidió imponer a los vehículos VTC el uso de un distintivo para comprobar que no utilizaban paradas de taxi; era una medida dentro de un decreto para evitar prácticas de competencia desleal con el sector del taxi.