Cyl dots mini

Fomento retoma el proyecto de la conexión de Buenos Aires: ramales más directos para evitar los grabados rupestres

La rotonda de conexión entre A-66 y A-62 en Buenos Aires. Foto: M. Pedrosa

El Ministerio de Fomento va a retomar el proyecto de conexión entre autovías que eliminaría la peligrosa rotonda de Buenos Aires, que ha topado con el rechazo a dos trazados para un nuevo puente por posible daño a un yacimiento rupestre.

El Ministerio de Fomento no se ha olvidado del proyecto para suprimir uno de los puntos negros del tráfico en Salamanca, la rotonda de Buenos Aires. Este lugar, en el que confluyen dos autovías y varias carreteras, es escenario de muchos accidentes cada año, además de ubicación de uno de los radares más recaudadores de España, y el motivo es que a esta rotonda van a dar vías con diferentes intensidades y velocidad de tráfico, un atolladero circulatorio difícil de resolver. La solución estaba sobre la mesa a principios de 2019, pero surgió un problema: el nuevo puente previsto sobrevolaba un área protegida por la presencia de grabados rupestres.

 

Eso obligó a parar la puesta en marcha del proyecto con la decisión ya tomada: construir un puente de 190 metros y 40 millones de euros. Primero hubo que espera una decisión sobre si tenía o no que someterse a un estudio completo de impacto ambiental y no a uno resumido. En junio de 2019 el ministerio decidía que había que elaborar un estudio de impacto completo sobre el proyecto para construir un nuevo viaducto. Eso dejaba en stand by el proyecto. En febrero de 2020, se confirmaba que era necesario un estudio completo nuevo, no valía con ampliar el existente, base del proyecto del puente de 190 metros. Fue entonces cuando cerca de tres años de trabajo se fueron 'a la basura' y, con ellos, la esperanza de ver solucionado pronto el problema de tráfico que supone esta conexión, largamente esperada por los retrasos de anteriores gobiernos.

 

Ahora Fomento va a retomar el proyecto. Tal y como ha confirmado a TRIBUNA a través de la subdelegación del Gobierno en Salamanca,  "va a retomar la redacción del proyecto de mejora local del enlace de Buenos Aires, al que dotará de ramales más directos en dichos movimientos, respetando los condicionantes ambientales existentes". Eso supone que se respetara la presencia de los grabados rupestres y que se unirán las autovías, pero ahora hay que dar con una solución constructiva.

 

Un proyecto muy demorado

El proyecto para eliminar este punto negro de tráfico en la conexión entre la A-62 y la A-66 en el Oeste de la capital fue conocido hace año y medio. TRIBUNA publicó en febrero de 2019 sus principales característicasSe eligió entre dos opciones, la alternativa '0' y la '1', ambas con viaductores sobre el Tormes a la altura de la zona de La Salud; una de las opciones, la '0', era inviable por afectar directamente a los yacimientos arqueológicos. Se optó por la segunda, la '1', que se suponía libre de ese problema. Consiste en un nuevo viaducto de 189,5 metros, un puente pórtico híbrido de tres tramos con seis pasos inferiores y seis superiores: su coste, 39,5 millones de euros.

 

Esta fue la solución más cara y compleja de las dos planteadas para intentar salvar el escollo que, finalmente, ha 'tumbado' la propuesta, la presencia de grabados rupestres. Aunque los estudios previos ya planteaban el posible daño al yacimiento bajo el antiguo puente de La Salud, el ministerio de Transición Ecológica confirmó hace unos meses que llevar el viaducto por dónde se pretendía provocaría daños irreversibles al yacimiento. Eso forzó la decisión ministerial de pedir una evaluación ambiental completa y, a la postre, el archivo del estudio ya realizado para la elaboración de uno nuevo cuya orden de inicio está en preparación.

 

A los pies de los restos del antiguo puente aparecieron en 2013 tres sectores decorados con grabados rupuestres en los que se reconocen cuatro representaciones animales –dos caballos, una línea cérvico-dorsal y una posible cabra– y otros motivos no figurativos compuestos por líneas entrecruzadas. A pesar de su escasa cantidad, las características técnicas y formales reconocidas enlazan directamente la estación de La Salud con otros emplazamientos similares, como los sobradamente conocidos de Siega Verde y Foz Côa. De ahí que fueran protegidos.

 

Uno de los sectores es el denominado Abrigo de La Salud, y el trazado de una de las alternativas pasaría por encima del mismo con resultados desastrosos. Por eso, la afección ambiental en este aspecto se calificó como crítica en el estudio inicial para la nueva conexión, y se descartó. En su lugar se apostó por una alternativa que, supuestamente, dejaba a salvo el yacimiento al ir el trazado algo más lejos del antiguo puente y evitar el paso sobre los grabados. Sin embargo, esta también ha sido descartada y habrá que volver a empezar.