Fomento busca una solución provisional para la rotonda de Buenos Aires mientras se redacta un proyecto nuevo
Cyl dots mini

Fomento busca una solución provisional para la rotonda de Buenos Aires mientras se redacta un proyecto nuevo

Imagen aérea de la rotonda de Buenos Aires donde confluyen la A-66, la A-62 y otras carreteras.

El ministerio  va a retomar la redacción del proyecto de mejora local del enlace de Buenos Aires mientras se licita el contrato para lograr nuevas alternativas al trazado descartado porque pasaba sobre unos grabados rupestres.

La conexión de autovías en el barrio de Buenos Aires es uno de los proyectos más esperados en Salamanca porque supone eliminar un punto negro de tráfico y mejorar la circulación en un punto en el que ahora mismo confluye el tráfico de dos autovías, A-62 y A-66, y varias vías locales. Sin embargo, los problemas para definir la solución necesaria, que pasa por la construcción de ramales más directos que eviten 'bajar' el tráfico a esta rotonda, han retrasado su resolución.

 

Hace unos meses el Gobierno tuvo que descartar el proyecto en el que se había trabajado durante cerca de dos años. La propuesta era la construcción de un nuevo puente de 190 metros y 40 millones de euros para sobrevolar de un lado al otro del río Tormes, pero ninguno de los trazados elegidos podía evitar una dificultad: dejar a salvo los grabados rupestres aparecidos en La Salud. Un canchal con representaciones de caballos y una cabra obligaba a descartar la propuesta y buscar una nueva solución.

 

A día de hoy, y como ha confirmado el Gobierno en una respuesta parlamentaria, cuando lo permitan las disponibilidades presupuestarias será necesario licitar un contrato para redactar un Estudio Informativo en el que se estudien nuevas alternativas de trazado y se garantice que la alternativa finalmente seleccionada no produce efectos adversos significativos sobre el medio ambiente en general y el patrimonio arqueológico en particular.

 

Mientras tanto, el Gobierno indica que para priorizar la mejora de la fluidez de los movimientos entre Cáceres- Valladolid y Valladolid-Cáceres, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana va a retomar la redacción del proyecto de mejora local del enlace de Buenos Aires, al que dotará de ramales más directos en dichos movimientos, respetando los condicionantes ambientales existentes.

 

Descartado el nuevo puente

Este lugar, en el que confluyen dos autovías y varias carreteras, es escenario de muchos accidentes cada año, y el motivo es que a esta rotonda van a dar vías con diferentes intensidades y velocidad de tráfico, un atolladero circulatorio difícil de resolver. La solución estaba sobre la mesa a principios de 2019, pero surgió un problema: el nuevo puente previsto sobrevolaba un área protegida por la presencia de grabados rupestres.

 

Los restos están sobre un panel de piedra y su tamaño es de poco más de un metro. Están hechos bajo la técnica del piqueteado, según el informe oficial, y uno de los grabados, el caballo, se data en el Solutrense, hace unos 16.000 años. Es preferible no detallar más su ubicación y, pese a que están bastante inaccesibles, se ha procedido a vallarlos y poner cámaras de vigilancia.

 

Eso obligó a parar la puesta en marcha del proyecto con la decisión ya tomada: construir un puente de 190 metros y 40 millones de euros. Primero hubo que espera una decisión sobre si tenía o no que someterse a un estudio completo de impacto ambiental y no a uno resumido. En junio de 2019 el ministerio decidía que había que elaborar un estudio de impacto completo sobre el proyecto para construir un nuevo viaducto. Eso dejaba en stand by el nuevo puente. 

 

En febrero de 2020, se confirmaba que era necesario un estudio completo nuevo, no valía con ampliar el existente, base del proyecto del puente de 190 metros. Fue entonces cuando cerca de tres años de trabajo se fueron 'a la basura' y, con ellos, la esperanza de ver solucionado pronto el problema de tráfico que supone esta conexión, largamente esperada por los retrasos de anteriores gobiernos.

 

Un proyecto muy demorado

El proyecto para eliminar este punto negro de tráfico en la conexión entre la A-62 y la A-66 en el Oeste de la capital fue conocido hace casi dos años. TRIBUNA publicó en febrero de 2019 sus principales característicasSe eligió entre dos opciones, la alternativa '0' y la '1', ambas con viaductos sobre el Tormes a la altura de la zona de La Salud; una de las opciones, la '0', era inviable por afectar directamente a los yacimientos arqueológicos. Se optó por la segunda, la '1', que se suponía libre de ese problema. Consiste en un nuevo viaducto de 189,5 metros, un puente pórtico híbrido de tres tramos con seis pasos inferiores y seis superiores: su coste, 39,5 millones de euros.

 

Esta fue la solución más cara y compleja de las dos planteadas para intentar salvar el escollo que, finalmente, ha 'tumbado' la propuesta, la presencia de grabados rupestres. Aunque los estudios previos ya planteaban el posible daño al yacimiento bajo el antiguo puente de La Salud, el ministerio de Transición Ecológica confirmó hace unos meses que llevar el viaducto por dónde se pretendía provocaría daños irreversibles al yacimiento. Eso forzó la decisión ministerial de pedir una evaluación ambiental completa y, a la postre, el archivo del estudio ya realizado para la elaboración de uno nuevo cuya orden de inicio está en preparación.