Actualizado 03:38 CET Versión escritorio
Salamanca

Festividad del Corpus en La Alberca, la tradición más auténtica

Los albercanos se preparan ya para la celebración de una de sus fiestas más tradicionales, declarada de Interés Turístico Regional y en la localidad se engalana con sus bordados 

Publicado el 25.05.2018

La Alberca es una de esas localidades en las que se respira tradición en cada uno de sus rincones, calles y puertas. Una de esas localidades que vive sus costumbres con intensidad y que las mantiene vivas a pesar del paso del tiempo. Una de esas localidades en las que las fiestas respiran de ese sabor tradicional en el que los vecinos se implican para no dejar indiferente a nadie, ni a los lugareños ni a los miles de visitantes que reciben cada año. Y es que su ubicación privilegiada en pleno corazón de la Sierra de Francia y ese respeto por lo tradicional y más auténtico han convertido a esta villa serrana en atractivo para los turistas.

 

Sin duda, una de sus fiestas más llamativas es la celebración del Corpus Christi, una fiesta que grita tradición a cada minuto y cuya vistosidad y pasión de los albercanos por ella le ha valido para ser declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. En esta ocasión será el domingo 3 de junio cuando se viva esta tradición en las calles de la localidad y los vecinos se preparan ya para su celebración.

 

Desde primera hora de la mañana de ese domingo especial para la villa, los albercanos engalanan los balcones, puertas y fachadas por los que va a pasar la procesión con paños, colchas y telas con bordados, toda una muestra de color y una gran ocasión para conocer y disfrutar el bordado serrano típico, que se muestra en cada rincón de la localidad. Además, las calles se llenan de hierbas aromáticas como el tomillo para honrar al Cuerpo de Cristo a su paso.

 

Una procesión que parte por las calles de la localidad tras la eucaristía y en la que el Santísimo sale bajo palio portado por las autoridades y los mayordomos y acompañado por los cientos de fieles que llenan el recorrido en un desfile procesional por las calles adornadas de la localidad y en las que se han preparado cinco altares en los que se muestra al Santísimo a los presentes, acompañado por los niños que ese año han tomado la primera comunión.

 

No obstante, el momento cumbre de esta festividad es la llegada al quinto altar, ubicado en el atrio de la iglesia y en el que autoridades, mayordomos, cofrades y familias de los mayordomos ofrecen sus respetos al Santísimo y se arrodillan tres veces ante él en uno de los momentos cumbres de esta procesión y celebración albercana.

 

Una fiesta que es, sin duda, una de las mejores oportunidades para conocer esta localidad serrana, sus gentes, sus tradiciones, sus bordados y sus trajes.

COMENTARComentarios