Ferrera se recrea en La Glorieta

Antonio Ferrera en La Glorieta (Foto: De la Peña)
Ver album

El extremeño echó mano de su poso para sobreponerse a dos encastados toros de la ganadería salmantina de García Jiménez en la Feria Taurina de Salamanca.

 

FICHA TÉCNICA

 

Segundo festejo del abono. Toros de García Jiménez. Más de media entrada en los tendidos.

Antonio Ferrera. Azul turquesa y oro. Oreja, oreja.

Alejandro Talavante. Azul Marino y oro. Dos orejas en su segundo.

Cayetano. Marrón y oro. Silencio, ovación.

La solemnidad del paseíllo se difuminó en la arena de La Glorieta cuando Antonio Ferrera dejó claro que salía a darlo todo. Lorenzo arreciaba con fuerza en el ecuador de sus fiestas subiendo la temperatura y potenciando la explosión de color que se produce cada tarde en la capital. Cabeza, sentimiento, raza y poso serían algunos de los mandamientos de su 'religión'. Cumplidas dos décadas de doctorado, el extremeño pisa el sitio de la madurez soñada.

 

El valor que no se ha escapado por los costurones que recorren su cuerpo para torear a 'Jacarito', un animal de la ganadería charra de García Jiménez... bonito de capa y con mucho trapío. Con las banderillas de España consiguió que los aficionados entrasen por fin en la tarde a base de pureza y espectacularidad. Dejó claro también que no ha perdido el sentido de la colocación a pesar de las temporadas ausente. Todo lo exigió el importante y fácil lote que le envió Antonio García Jiménez. La importancia de quien no regala nada. Cortó una oreja al primero.

 

Antonio Ferrera banderilleando al primero de su lote (Foto: De la Peña)

 

En su cuarto de la tarde mantuvo la vibración de la casta hasta el final. El extremeño mostró sus ganas desde que se abrió de capa en un recibo, que unido al quite, supuso el máximo capotero del festejo. El inicio andando, con la cabeza gacha y el gesto de desprecio, recordó a Belmonte. La faena tuvo la intensidad y el pundonor del Ferrera de siempre. Ante el segundo de su lote resolvió con capacidad para finalmente, conseguir otra oreja que le dio la Puerta Grande de La Glorieta.

Noticias relacionadas