Fernando, el primer trasplantado de cráneo: "Mi vida ha cambiado"

Fernando G., el paciente trasplantado de cráneo (Foto:Cristian Martín)

El joven cumple un año de su operación, la que le ha cambiado su vida. Tras pasar por el quirófano en Salamanca, ha recuperado visión, atrás ha dejado su rostro deformado, ya no tiene dolores de cabeza y han desaparecido los riesgos importantes de salud que tenía.

El joven de 28 años Fernando G., que hace un año pasó por quirófano para  ser el primer trasplantado de cráneo en el Complejo Hospitalario de Salamanca gracias a una intervención “pionera”, ha recuperado la normalidad después de la exitosa operación y se encuentra actualmente en Madrid en busca de trabajo.

 

Entonces, el 15 de septiembre de 2014, estuvo más de doce horas en quirófano para colocarle el cráneo de un cadáver, concretamente la base del cráneo y la parte frontal, y conservarle, gracias a una intervención novedosa, su piel y globos oculares.

 

Para esta intervención fueron necesarias las aportaciones de hasta ocho servicios médicos diferentes del centro hospitalario, además del apoyo de personal de enfermería especializado.

 

 

El motivo de la intervención era la presencia de un tumor benigno pero “muy agresivo” por su crecimiento desmesurado, que le había deformado la cara, que le llevaba a perder la visión y que podía provocar otras complicaciones como una hemorragia cerebral, ha explicado el cirujano maxilofacial, Jorge García.

 

Y la decisión de optar por mantener su piel y contar con un trasplante óseo de un cadáver, al que se le retiró la matriz biológica, y no optar por material sintético, ha sido el interés por evitar infecciones y por poder hacer uso de radiología por el tumor, que finalmente no ha sido necesaria.

 

Ahora, un año después, el facultativo García, en compañía del paciente y de responsables de personal del hospital salmantino, ha mostrado su satisfacción porque “el tiempo y la ciencia les ha dado la razón” con una operación que “abre nuevas vías”.

 

“ME ENCUENTRO MUY BIEN”

 

En cuanto al beneficiario de esta intervención, Fernando G., que nació en Paraguay y que lleva cinco años en España, ha mostrado su satisfacción por la situación que vive actualmente.

 

“Me encuentro muy bien, mi vida ha cambiado”, ha señalado un año después de una época en la que sufría agudos dolores de cabeza, además de perder visión y de estar “muy acomplejado” por su desfiguración. “Casi no quería salir de casa, ahora que soy más guapo, salgo”, ha dicho entre sonrisas.

 

OPERACIÓN

 

La tumoración del joven afectaba a órbitas, base craneal anterior y hueso frontal completo, lo que le había provocado "gran deformidad", que le afectaba a la vista por el desplazamiento de los globos oculares, con afectación ósea y de tejidos blandos.

 

Según han informado los responsables de este caso, los profesionales del hospital realizaron el abordaje craneofacial con extirpación de las dos órbitas, con la conservación de suelo, reborde inferior y arcos zigomáticos.

 

Además, se extirpó la raíz nasal y la porción superior de etmoides y huesos propios de la base de cráneo anterior bilateral, alas mayores de esfenoides y hueso frontal completo.

 

Posteriormente, se reconstruyó lo extirpado con trasplante óseo, obtenido de donante previamente extraído a medida de la lesión del receptor a través de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), una entidad que nunca había provisto de una aportación así en su conjunto y que abre "una vía que hay que tener en cuenta para el futuro", ha explicado Jorge García.