Fallecen dos trabajadores de mantenimiento en la M-30 de Madrid

El incendio se registró por causas aún por esclarecer sobre las 17.30 horas en el pozo 4 del túnel by pass de la Calle 30
Dos trabajadores de la empresa EMESA, que gestiona el mantenimiento de la M-30, han fallecido este viernes tras registrarse un incendio en los túneles de la citada vía de circunvalación. Se trata del ingeniero responsable del área de mantenimiento y el encargado general de este mismo departamento.

Los cuerpos sin vida de los dos técnicos han sido hallados por efectivos de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid sobre las 21.00 horas cuando se procedía al reconocimiento de la zona donde horas antes se había producido un incendio, según explicaron desde EMESA.

El incendio se registró por causas aún por esclarecer sobre las 17.30 horas en el pozo 4 del túnel by pass de la Calle 30, situado a la altura del Puente de Vallecas y afectó a cerca de 70 baterías que forman parte del sistema de electricidad de emergencia de los túneles de la citada vía.

Inmediatamente se activó el Plan de Incidentes Complejos (PIC) que pone en alerta a Policía Municipal, Bomberos y Samur-Protección Civil. Al lugar se desplazaron bomberos del Ayuntamiento de Madrid, con 3 bombas y 5 coches de apoyo, que procedieron a la extinción del fuego. Tras aguardar a la evacuación de gases y enfriamiento de la zona para comprobar la seguridad en el lugar, los efectivos hallaron los cadáveres durante esta inspección.

Sanitarios del Samur-Protección Civil trasladados al lugar confirmaron los fallecimientos, mientras que agentes de la Policía Municipal han abierto una investigación para tratar de determinar las causas de las muertes.

Los primeros indicios apuntan a la posible intoxicación por inhalación de gases como posible causa de las muertes. El Ayuntamiento, a través de Madrid Calle 30 --empresa de economía mixta--, ha iniciado el estudio y análisis tanto de las causas del incendio como del fallecimiento de los dos accidentados.

El tráfico en el bypass de la M-30, que se encuentra entre el acceso a la A-3 y el estadio Vicente Calderón, permaneció cerrado tras el incidente mientras los empleados de la empresa de mantenimiento de la vía de circunvalación trataban de restablecer el fluido eléctrico en el túnel y la seguridad para circular.