Fallece Carmelo Martín, 'alma mater' de Alcer Salamanca

Fue presidente de la asociación durante 23 años.

Carmelo Martín, presidente de ALCER Salamaca durante los últimos 23 años, ha fallecido en Salamanca. 

 

Desde la asociación han querido rendirle homenaje con un escrito titulado 'Réquiem para un grande' que recuerda su emblemática figura:

 

Cuando la vida da un frenazo tan seco que se revuelve todo el organismo y no nos queda sino el agradecimiento eterno, valen estas palabras nacidas de la urgencia.

 

Francisco Carmelo, nos has dejado una estela digna de ti. Ha sido un grande, damas y caballeros, de esos que tanta falta hacen en los ejemplos solidarios de Salamanca. Al mando de una asociación longeva salmantina, ALCER, ha dejado veintitrés años de su vida al servicio de los enfermos renales. Durante este periodo se ha llevado a cabo una modernización de la asociación. La labor de Carmelo, nada más que ha dejado buen sabor de boca y objetivos conseguidos. La presencia de ALCER en la sociedad salmantina se ha conseguido con trabajo, siempre a destajo, abriendo caminos y todo tipo de posibilidades para que el enfermo renal y su entorno disfrute de la magia que tiene todo lado amargo de la vida.

           

¡Y lo mágico que es crecer juntos!, todos los que hemos crecido con Carmelo en estos veintitrés años de su dedicación, nos hemos sentidos protegidos y cuidados. Hemos sido testigos privilegiados de su esfuerzo. Nos ha dejado abastecidos con su ejemplo, nos ha dejado un sabor dulce, como el que se saca de disfrutar de la vida.

           

Desde casi su adolescencia ya se introdujo en esta familia ilimitada, aprendió y vivió como el que más los entresijos de la enfermedad renal, sus picardías, su mala uva… Aquello le gustó, la asociación le cubría las espaldas, ¡amilanarme yo! Y, como un guerrero, desbrozó caminos irrespirables, expandió ánimo y decidió dejar su vida por esta familia.

           

Sin pausa, logró todo aquello que fuera una leve disculpa para reunir a su numerosísima familia. Apoyo, ilusión, pequeños placeres para compartir, viajes, ferias, recursos, en fin, su legado.

 

Pero si hay algo que le ha llenado de vida es la fundación del Club Deportivo Alcer. Cómo se ha desvivido y cómo ha vivido con lo que era su sueño. El Atletismo amateur de Salamanca, sin duda se ha visto fortalecido por la labor de Carmelo en la promoción de este deporte. Ha transitado caminos y nieblas para acompañar y sacar bellas instantáneas que compartía después.

 

Dorsales, relatos, dibujos, memoria compartida, ejemplo que dar como buen capitán de la nave. Carmelo ha provocado nada más que agradecimiento. En nombre de la asociación, de tu extensa familia, GRACIAS POR TU EJEMPLO.