Expedientada una agente de la Guardia Civil por irse 5 minutos de un control para ponerse una compresa

Pareja de la Guardia Civil

La agente tuvo que ausentarse de un control rutinario en Barcelona al bajarle la regla de manera inesperada. Acudió a un baño cercano, pero al volver la esperaba un superior que le recriminó su ausencia. Ha sido expedientada y ha denunciado acoso.

Una agente de la Guardia Civil ha sido expedientada por ausentarse entre 5 y 10 minutos de un control rutinario de carretera para acudir a un baño cercano a ponerse una compresa. Mientras se encontraba realizando su trabajo y de forma inesperada, a una agente le vino la regla y tuvo que ausentarse para acudir a un baño cercano, a 300 metros. Según publica el diario 'El País', eso le ha valido un expediente disciplinario porque, al volver del baño, apareció un superior que le reprochó haber abandonado el punto de control, en el que se quedó su compañero, y le amenazó con abrirle un parte.

 

Tras lo ocurrido, la guardia civil se quejó ante su capitán de lo ocurrido y le comunicó su intención de interponer una denuncia. Entonces, él le dijo que el teniente le pidió que no hablara con ella. Al sentirse indispuesta, se fue a casa y días después volvió a hablar con su capitán. Entonces, él le comunicó que debía entrevistarse antes con el teniente.

 

Finalmente, la Guardia Civil le confirmó al teniente que iba a denunciarle y él le abrió un parte disciplinario por no pedir permiso para ir al baño. Ahora, ella ha pedido activar el protocolo contra el acoso laboral en la Guardia Civil.

Noticias relacionadas