Actualizado 02:49 CET Versión escritorio
Salamanca

Examen a la limpieza de Salamanca: excrementos y pintadas empañan una buena nota general

MUNICIPAL

La OCU coloca a Salamanca entre las ciudades españolas que mejor puntúan en limpieza: es la segunda que más gasta por habitante. Ha subido cinco puestos, pero le penalizan algunos aspectos.

Publicado el 26.04.2019

Una alta inversión y una buena limpieza, pero con aspectos mejorables. Esta es la principal conclusión que se puede sacar del informe que la OCU ha hecho sobre la limpieza de 60 ciudades españolas, y en el que Salamanca aparece situada en el grupo de las que mejor sensación deja a los ciudadanos. El informe es un clásico de la organización de consumidores, es la sexta vez que se hace, y Salamanca ha subido cinco puntos desde la edición de 2015 y diez desde el primer estudio, hace 24 años.

 

El estudio está elaborado a partir de las impresiones de los ciudadanos. Para realizarlo se ha contado con las respuestas de 5.260 vecinos, que han valorado los aspectos más relevantes para la limpieza de su ciudad, y también los datos objetivos proporcionados por los propios ayuntamientos. El resultado para Salamanca es que la OCU la incluye en el cuadro de las ciudades mejor valoradas, con otros doce municipios. La capital salmantina logra una valoración global de 65 puntos y la que más puntuación tiene es Oviedo, con 79. Por delante tiene también a Burgos, Segovia y Soria como capitales de Castilla y León.

 

Para puntuar a cada ciudad, los vecinos han manifestado su opinión sobre de la limpieza en varios aspectos diferenciados: calles y aceras, el estado de parques y jardines, los excrementos animales, el entorno de los contenedores, la contaminación,  y la limpieza en los barrios de la periferia.

 

 

En cada apartado, Salamanca tiene puntos fuertes y otros en los que debe mejorar como se puede ver en la talba superior de OCU. Las mejores sensaciones las dejan la limpieza de calles y aceras y el entorno de los contenedores. El estado de parques y jardines y la contaminación están a la par con la nota global, señalados como aspectos ya en el terreno de los peor valorados. Y en lo que destaca menos es en la limpieza de las zonas alejadas del centro, las pintadas y carteles y los excrementos.

 

Estos dos últimos capítulos están entre los mayores problemas reales de limpieza de la ciudad, como demuestra la guerra del consistorio contra los grafitis y los intentos por tener a raya a los propietarios que no retiran las cacas de sus perros. En su estudio, la OCU valora especialmente los excrementos caninos, las pintadas, la presencia o ausencia de contendores y su entorno o la existencia de puntos negros, lugares especialmente sucios, como indicadores de la limpieza de una ciudad, porque son los que determinan en mayor medida la opinión de sus vecinos.

 

En el estudio se han tenido en cuenta aspectos como el tipo de gestión, el presupuesto por habitante o los recursos empleados por las autoridades municipales. En materia de presupuesto, Salamanca destaca como la segunda ciudad analizada que más gasta por habitante en su servicio de limipieza, con 97 euros, y solo superada por Barcelona que gasta 106 euros por empadronado.

 

Según OCU, las ciudades "más limpias" no son las que más gastan, ni las más sucias las que menos, por lo que este no es un factor decisivo. La organización asegura que "las condiciones climáticas influyen, pero tampoco son determinantes". Si lo son la educación cívica y la buena gestión de los recursos, imprescindibles para mantener un elevado índice de satisfacción, concluye.

COMENTARComentarios