Evidencias de sentido de la moralidad en perros y monos

Perro

Los perros y los monos capuchinos observan cómo los seres humanos interactúan entre sí y reaccionan menos positivamente a aquellos que están menos dispuestos a ayudar o compartir. Esta es la conclusión de un equipo de investigadores de la Universidad de Kyoto, cuya investigación ha sido publicada en la revista Neuroscience & Biobehavioral Reviews.

El sentido común sugiere que la mayoría de las personas prefiere tratar con otras personas que son justas y en algunos casos, útiles. En este nuevo esfuerzo, los investigadores buscaron saber si lo mismo podría ser cierto para los perros y los monos capuchinos con respecto a las interacciones humanas. Con ese fin, establecieron tres experimentos diseñados para probar cómo los perros y los monos reaccionaron ante los seres humanos comportándose groseramente.

En el primer experimento, a un mono capuchino se le permitió ver una escena en la que una persona estaba tratando de abrir una lata. Después de fracasar, la persona pidió ayuda a otra persona; en algunos casos, la otra persona cumplió y, en algunos casos, no lo hizo. También en algunos casos, hubo otra persona presente que no hizo nada, sirviendo como un actor pasivo en la escena.

Mientras, en el segundo experimento, los investigadores colocaron a un mono capuchino para ver como dos personas llegaron con tres pelotas cada uno. Una de las personas le pidió a la otra persona que le diera todas sus pelotas y la otra persona cumplió. A continuación, la persona que había renunciado a sus bolas pidió a la otra que se leas devolviera, y en algunos casos la otra persona cumplió, y en otros casos se negó.

El tercer experimento era casi idéntico al segundo, excepto que involucraba a perros, ante sus dueños y otra persona desconocida para el perro.

Al final de los tres experimentos, todas las personas involucradas (incluidos los actores pasivos) ofrecieron un regalo al mono o perro que había estado observando la acción.

Así, los responsables del estudio informan de que en los tres escenarios, los animales mostraban un claro rechazo a aceptar interactuar con una persona que se negó a ayudar con la lata o a devolver las pelotas, en comparación con aquellos que eran útiles o justos o eran actores pasivos.

Los investigadores afirman que esto demuestra que los monos capuchinos y los perros hacen juicios sociales de manera similar a los bebés humanos, y que incluso podría ofrecer pistas sobre el desarrollo de la moral en los seres humanos.