EULEN será la encargada de gestionar las escuelas infantiles municipales

Imagen de la guardería de Pizarrales, ahora en obras (Foto: F. O. L)

Ganemos Salamanca ha votado en contra de esta concesión y se ha posicionado firmemente contra la gestión privada de las guarderías.

Tras un polémico proceso de concesión, sobre el que ha sobrevolado la presunta implicación de Fernández Mañueco y Sánchez-Guijo en la trama de corrupción del ‘Caso Lezo’, la Comisión Ejecutiva de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes ha dado el visto bueno para que EULEN sea la encargada de gestionar las escuelas infantiles municipales.

 

Ganemos ha votado en contra de esta concesión y se ha posicionado firmemente contra la gestión privada de las guarderías, como ya hizo en el momento de la aprobación del pliego de condiciones, siendo el único grupo político en hacerlo. La concejala Pilar Moreno ha declarado que “con independencia de todo lo que ha rodeado a este proceso, defendemos que un servicio municipal básico como éste debe ser gestionado directamente por el Ayuntamiento, no por una empresa privada. Debería ser la institución quien administre las guarderías, sin intermediación de otras entidades, como la Fundación”.

 

Moreno abundó en la posición de la agrupación de electores. “No se trata de que votemos en contra de esta contratación en particular. Es el modelo y la manera de entender estas concesiones lo que no nos parece correcto. Los servicios esenciales, como es el caso, deben depender del Ayuntamiento, que debe ser el único responsable de la gestión”, dijo.

 

Para Ganemos también es “una barbaridad”, como han manifestado en otras ocasiones, que una misma empresa tenga en sus manos servicios tan heterogéneos como la educación, los comedores o el mantenimiento y que se contrate “en bloque” por cifras millonarias, como en el caso de las escuelas infantiles.

 

“En ningún caso defendemos la privatización, es el Ayuntamiento quien debe hacerse cargo”, aseguró Moreno para añadir después “si el grupo popular quiere externalizar, los servicios deben ofertarse por separado. Así empresas especializadas más pequeñas podrían optar a este tipo de contratos, favoreciendo la creación de empleo de proximidad. Una privatización de esta envergadura no beneficia más que a una empresa y, como se ha visto, es una puerta abierta a la corrupción”, dijo.